miércoles 11.12.2019

Feijóo mantiene que el PP hablará con el PSOE “si alguien para” el pacto con Podemos

El presidente gallego defiende que Pablo Casado nunca se negó a dialogar con los socialistas

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, en el complejo administrativo de San Caetano

XUNTA
14/11/2019
El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, en el complejo administrativo de San Caetano XUNTA 14/11/2019

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, insistió en su propuesta de una gran coalición para gobernar España y puso el foco “dentro” del PSOE para hacer un llamamiento a “parar” un acuerdo con Podemos en el que “tendrían la llave los indepedentistas” y que sería “letal” para la España “constitucionalista”. Si “alguien puede pararlo dentro del PSOE”, dio por hecho que el PP de Pablo Casado hablaría con los socialistas.

Al término de la reunión semanal de su Ejecutivo, Feijóo se remitió al escenario tras el comité de dirección de su partido el martes, cuando trascendió el preacuerdo de PSOE y Podemos, y justificaron que, al anunciar este paso “sin entablar ni un minuto de contacto, negociación o diálogo” con los populares, se entiende que es “un pacto refrendado” que se cerrará en breve, por lo que al PP le tocaría “hacer oposición”.

Ningún veto

Pero Feijóo, para quien Casado nunca se negó a hablar con los socialistas –aludió a las declaraciones de la noche electoral donde su jefe de filas no hizo constar “ningún veto”–, dio por hecho que “si alguien dentro del PSOE” puede “parar” el preacuerdo –no citó nombres, aunque buena parte de su intervención la centró en reivindicar el “constitucionalismo”–, las cosas cambiarían.

“Si alguien puede parar dentro del PSOE un error histórico de los socialistas, en el peor momento de España desde el punto de vista territorial y ante una enorme incertidumbre económica, si alguien lo puede parar, yo le aseguro que el PP tiene las puertas abiertas para hablar”, sentenció el mandatario gallego.

En rueda de prensa, se remitió a lo sucedido tras la reunión del comité de dirección de su partido y remarcó que su posicionamiento es conocido puesto que se pronunció primero “en privado” y después ante los medios. “No hay ninguna duda de que la lista más votada es el PSOE y le corresponde gestionar o intentar gestionar el Gobierno de España”, esgrimió.

Por ello, recalcó que, ante el preacuerdo de gobierno anunciado “sin tener ni el encargo del rey”, le parece “muy procedente” mantener la propuesta de que socialistas y populares hablen. De hecho, remarcó que es lo que haría su partido si fuese el más votado y incidió en que plantear este diálogo con el PSOE fue lo que hizo el PP, con Mariano Rajoy al frente, en 2015 y 2016.

Vicepresidente comunista

Además, el también líder del PPdeG ha alertado de que “nunca” hasta ahora se habían producido determinadas circunstancias, en referencia a que un partido que “hasta hace bien poco era el Partido Comunista” –”Podemos y sus variedades”– pueda tener a un miembro en el Ejecutivo como “vicepresidente”.

“Y adicionalmente, si esto es preocupante, lo que es peor es que la llave de este gobierno entre el Partido Socialista y el Partido Comunista la tengan los partidos independentistas. Esto nunca se había producido en 40 años”, apostilló.

En este escenario, Feijóo defendió que es preciso “generalizar los gobiernos constitucionalistas en España, empezando por el central”. “Procede más que nunca porque nunca se dio la situación actual”, recalcó, antes de trasladar una opinión “personal” a modo de aviso: “En este momento el político más relevante de España es Pablo Iglesias y el partido determinante es ERC”.

“En este momento más que nunca se necesita un Gobierno a través de un pacto entre partidos constitucionalistas, es lo que concuerda con nuestra historia. Y si hay alguien que pueda parar esta coalición debería de hacerlo en el ámbito de sus responsabilidades. Yo intento hacerlo en el ámbito de las mías”, remarcó.

Atípica, extraña y letal

Finalmente, cargó con dureza contra un PSOE que “ya no es socialista obrero español”. “Mantiene la P y la S, es el Partido de Pedro Sánchez, no el de Felipe González, Rubalcaba, Ibarra o Javier Fernández”, advirtió, apelando una vez más a “parar” desde dentro del PSOE una coalición “atípica, extraña y letal para la España constitucional”.

Acerca del posible veto a Sánchez por parte del PP, aseguró que ante él esa opción “no se comentó” y evitó dar su opinión con el argumento de que prefiere darla “primero en privado y luego en público”. Pero insistió en que ambos partidos deben hablar.

“Hay que elegir. España se juega un cambio no de gobierno, sino un cambio de modelo institucional, económico y social que no se puede hacer por parte de partidos debilitados en las urnas”, dijo.

Comentarios