lunes 30/11/20

El Gobierno local alega que no pudo actualizar el catálogo patrimonial por estar desbordado con problemas legales

La modificación del documento, que lleva 28 años inalterado, fue una de las primeras promesas de Varela 

el ideal gallego-2019-02-05-005-ba00e68a
el ideal gallego-2019-02-05-005-ba00e68a

Uno de los primeros propósitos que se hizo el concejal de Regeneración Urbana, Xiao Vaerla, nada más llegar a su puesto, es actualizar el catálogo del patrimonio municipal, algo que no se había hecho desde hace cerca de 28 años.  “É un traballo detectivesco”, decía en julio de 2015. Ahora, cuatro años después, el caso permanece sin resolver: se ignora la situación legal en la que se encuentran o si se hallan en buen estado. Varela explicó que no es que su departamento haya permanecido ocioso, sino todo lo contrario. “O que fixemos foi ir estudiando expedientes específicos. Sobre todo, abordar os que entendíamos que eran máis propietarios, ou interesantes”. De hecho, una de las lineas de actuación del proyecto Eidus tiene que ver con la gestión de activos municipales y la renovación del propio catálogo. “É un desafío que todavía temos por diante”, reconoció. 


Mucho de este patrimonio descatalogado o no, está pendiente de reformas o tareas de mantenimiento. Incluso edificios tan relevantes como la Casa Paredes. Por otro lado, la Estrategia Integrada de Desarrollo Urbano Sostenible (Eidus) es un programa de la Unión Europea al que las ciudades pueden optar para obtener fondos y que en el caso de A Coruña reúne conceptos muy variados entre las que se incluyen la igualdad, el desarrollo sostenible, la accesibilidad o la economía circular. En la segunda convocatoria, recibió cerca de 15 millones de euros. 

Graves problemas 
En cuanto a los expedientes, Varela se refería a los graves problemas judiciales a los que ha tenido que enfrentarse durante su mandato y que ya venían arrastrándose desde muchos años atrás, algunos de ellos muy sonados, como NH Atlántico, el Parque Ofimático o el Conde de Fenosa. “O final, se trata de reformular o redirixir procesos xa empezados”. En muchos de estos casos, la gestión del Gobierno de Xulio Ferreiro le llevó a enfrentarse con la Autoridad Portuaria. 

Sobre ese particular, Varela puso como ejemplo La Solana, cuyos terrenos llegaron a salir a subasta, una operación que se gestó en 2013 pero que a través de la presión ciudadana y el trabajo del Ayuntamiento, según el propio edil, se abrió la puerta a la modificación definitiva de la naturaleza del suelo. Sin embargo,  su defensa del patrimonio tuvo un éxito irregular: el Gobierno local confiesa que no puede anular la licencia para las obras que ya llevan cerca de dos años paralizadas en La Solana, para levantar un centro de fitness. Según la plataforma en Defensa do Común, es una obra ilegal, puesto que impide ver el mar. Varela reconoció que paralizó la obra, que no “nos gustaba”, para que Patrimonio emitiera un dictamen. Tras las oportunas modificaciones del proyecto, la Dirección Xeral de este organismo  lo aceptó y “a nós non nos queda outra que permitir que ese edificio se constrúa”, como dijo Verla. El edil explicó que en su mandato ha tenido que moverse en una disyuntiva difícil: “Temos que defender os intereses municipais e a o mesmo tempo, conseguir que o urbanismo sexa outro distinto”.   


Otro sorpresa que se llevó es que tuviera que dedicar el 50% de los recursos del área de Urbanismo a desbloquear problemas como el del Parque Ofimático o el del Conde de Fenosa, donde recientemente se llegó a un preacuerdo para no pagar una indemnización millonaria. “No esperaba que todo ese lixo que nos atopamos cando chegamos ao concello nos ia dar tanto traballo”, reconoció.

Comentarios