miércoles 11.12.2019

Inés Arrimadas da un paso adelante para relevar a Rivera al frente de Cs

La diputada señala que su liderazgo cuenta con un respaldo “absolutamente mayoritario”

Inés Arrimadas da un paso adelante para relevar a Rivera al frente de Cs

La portavoz de Ciudadanos en el Congreso, Inés Arrimadas, puso ya sus cartas boca arriba una semana después de la dimisión de Albert Rivera y anunció su intención de asumir el liderazgo de la formación naranja para reflotar el partido con un proyecto propio.

La diputada hizo ayer su primera aparición pública desde un revés electoral que sumió a Ciudadanos casi en la irrelevancia, pero ella dejó claro que se ve fuerte para dar este paso y reveló que cuenta con un respaldo “absolutamente mayoritario” para asumir el liderazgo de la formación naranja.

Aparte de otros dirigentes, tiene el apoyo explícito de los cuatro barones territoriales (Andalucía, Madrid, Castilla y León y Murcia) y ayer, de hecho, ha vuelto a salir el vicepresidente andaluz, Juan Marín, en defensa de su candidatura al subrayar que, con Arrimadas, Cs volverá a ocupar el lugar que le corresponde.

Aunque también es pro Arrimadas, Francisco Igea, vicepresidente de Castilla y León, va más allá de los nombres e insiste en hacer cambios en la línea política. De lejos el más crítico con la estrategia naranja, emplazó al partido a abrirse al debate y a la participación y que deje de ser “tan jerarquizado”.

Es algo que considera necesario para poder recuperar el espacio de centro y “ser capaces de pactar a derecha e izquierda”, subrayó Igea, una de sus banderas desde que Cs se quedó con la llave del gobierno castellanoleonés y Rivera le impuso una coalición de gobierno con el PP.

Un partido “que expulsa el talento cuando hay crítica no es un partido liberal”, censuró el dirigente refiriéndose a nombres como el del exportavoz económico Toni Roldán, que abandonó Cs y que podría ser recuperable.

Ante todas estas ideas que se van poniendo sobre la mesa de cara a la renovación del partido, también habló el secretario general en funciones, José Manuel Villegas, que ve “lógico” y con normalidad que se vayan planteando propuestas.

Villegas se limitó a afirmar que cuando un partido pierde cuarenta escaños en seis meses “está claro que no lo hizo tan bien como hubiera debido” y explicó que de los 2,5 millones de votos que perdieron, un millón más o menos fue a parar a la abstención, alrededor de 800.000 al PP, unos 600.000 a Vox y otros 200.000 a los socialistas.

Comentarios