lunes 01.06.2020

Patrimonio aprueba con condiciones el plan de obra para la calle de Damas

La Xunta toma la misma decisión que con el proyecto para Nuestra Señora del Rosario por razones arquitectónicas

Patrimonio aprueba con condiciones el plan de obra para la calle de Damas

La Xunta decidió ayer aprobar el proyecto de rehabilitación que presentó el Ayuntamiento para la calle de Damas, pero con puntualizaciones de carácter arqueológico. El plan salió adelante en la comisión de la Dirección Xeral de Patrimonio y repite las pautas de las advertencias realizadas para la iniciativa municipal redactada para la calle de Nuestra Señora del Rosario. A pesar de contar con el visto bueno de la Administración autonómica, si el Gobierno local atiende a las peticiones de los comerciantes del casco histórico permitirá que las obras se realicen después de la época estival.

La Dirección Xeral de Patrimonio dio impulso ayer a una nueva obra de reurbanización en la Ciudad Vieja, la de la concurrida calle de Damas. Los miembros de la comisión aceptaron el plan pero impondrán a la Concejalía de Regeneración Urbana y Derecho a la Vivienda (la responsable de estos asuntos) una serie de “condiciones arqueológicas que tienen que respetar durante la ejecución” de las actuaciones sobre el terreno. 


Estas se irán concretando a medida que se avance en los trabajos, al igual que ocurrirá en la reforma de la calle de Nuestra Señora del Rosario, que la Xunta propició con su permiso a principios del mes de enero. 


Si bien es cierto que en todos los cambios previstos en el Rosario, Cortaduría y Damas el área especializada estará muy vigilante, lo cierto es que la obra de mayor calado es la de esta última calle. Así lo anunciaba el propio concejal de Regeneración Urbana, Xiao Varela, a finales del pasado octubre –cuando se daban a conocer las iniciativas pensadas también para A Maestranza y un solar junto a la Fundación Luis Seoane–, que comentaba que el presupuesto inicial será de 1.580.000 euros. 

Adecuar los servicios
La empresa que resulte concesionaria en un futuro tendrá que arreglar el deteriorado pavimento manteniendo materiales originales como los cantos rodados que se incluyeron en la década de los 50. Igualmente está previsto mejoran las infraestructuras con las que cuentan los vecinos y empresarios creando redes de saneamiento separadas o soterrando el cableado, entre otras.

 
Por contra, en el Rosario se centrará más en reparar el firme (muy hundido en la actualidad) y en cambiar algo el aspecto de la calle cerca del cuartel de Atocha. Con independencia de cuando se apruebe definitivamente el plan en la junta de Gobierno, dado que el del Rosario todavía se analizó la semana pasada, si se respeta la petición de los empresarios las obras tardarán en llegar. Los comerciantes quieren que el barrio esté tranquilo en verano para recibir a los turistas.

Comentarios