martes 24/11/20

Pedro Sánchez aspira a arrebatarle dos millones de votos a Podemos en las próximas generales

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, se propuso, entre otros retos, ampliar la actual base de votantes de su partido y uno de sus objetivos es arrebatar al menos dos millones de votos al partido de Pablo Iglesias, informaron fuentes socialistas.

Pedro Sánchez responde a preguntas de los periodistas | luca piergiovanni (efe)
Pedro Sánchez responde a preguntas de los periodistas | luca piergiovanni (efe)

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, se propuso, entre otros retos, ampliar la actual base de votantes de su partido y uno de sus objetivos es arrebatar al menos dos millones de votos al partido de Pablo Iglesias, informaron fuentes socialistas.

El jueves mismo, el propio Sánchez confesaba sentirse “próximo” a los votantes del partido morado, cuando fue preguntado por cuál iba a ser su posición con relación a la moción de censura que presentó Podemos contra Mariano Rajoy y que se debatirá el 13 de junio en el Parlamento.

“Lo digo claramente. Nosotros, y yo en particular, me siento muy próximo a los votantes de Podemos”, aseguraba el líder socialista, aunque a renglón seguido matizaba que no comparte “algunas decisiones y formas de actuar” del líder “morado”, Pablo Iglesias.

Izquierda radical

Los miembros del equipo de Pedro Sánchez están convencidos de que en España no hay cinco millones de votos de la izquierda radical, que son los que logró Podemos junto con todas sus confluencias en las últimas elecciones generales del 26 de junio de 2016. En concreto, 5.087.538, un 21,15% del total.

Esta opinión es compartida también por otros diputados del Parlamento nacional que no apoyaron a Pedro Sánchez en las primarias y que se muestran convencidos de que muchos de sus votantes se fueron a Podemos por diversos motivos, desde el desencanto por las medidas que tuvo que adoptar el PSOE por la crisis o la frustración por la falta de un proyecto convincente.

Electorado potencial

Pero unos y otros creen que parte de ese electorado potencial, que en otro momento votó al PSOE, lo pueden recuperar si se les ofrece un proyecto atractivo desde la izquierda. Además coinciden en que podrían ser al menos dos millones de votos que pueden no estar de acuerdo con la actuación de Podemos y sobre todo, de Pablo Iglesias.

En las generales del 26J, el PSOE logró 5.443.846 votos, lo que supuso un 22,63 por ciento del electorado, con una caída de más de 100.000 votos respecto a las elecciones de diciembre de 2015 y muy lejos de los siete millones logrados por Rubalcaba en los comicios de noviembre de 2011, fecha en la que el PSOE ya registró una de las peores caídas en voto de su historia, al lograr solo 110 escaños y perder más de cuatro millones de votos.

Este afán de recuperar los votos que se le fueron al PSOE por la izquierda se ve reflejado en las enmiendas que presentaron los sanchistas a la ponencia marco que realizó la Gestora donde directamente suprimen la palabra “centro” de lo relacionado con el ideario de su partido.

Comentarios