jueves 21.11.2019

El PP no ve delito en la reunión de Cospedal con Villarejo y pide que se aplique el mismo rasero que a Delgado

 

El Partido Popular aguanta la tormenta generada por la noticia de la reunión entre su ex secretaria general María Dolores de Cospedal y el excomisario José Manuel Villarejo y mantiene su apoyo a la que fuera número dos mientras recalca que, hasta ahora, no ha trascendido delito alguno.

 

María Dolores Cospedal interviene durante un acto del PP castellanomanchego | aec
María Dolores Cospedal interviene durante un acto del PP castellanomanchego | aec

El Partido Popular aguanta la tormenta generada por la noticia de la reunión entre su ex secretaria general María Dolores de Cospedal y el excomisario José Manuel Villarejo y mantiene su apoyo a la que fuera número dos mientras recalca que, hasta ahora, no ha trascendido delito alguno.
Como rasero, Génova utiliza a Dolores Delgado, y el secretario general del PP, Teodoro García Egea, ha señalado que el caso de la ministra de Justicia no puede compararse con el de Cospedal. Y si Delgado sigue sentada en el banco azul, los socialistas no pueden pedir la marcha de la ex secretaria general.
Así reaccionó la cúpula del PP tras una jornada en la que el presidente del partido, Pablo Casado, permaneció en silencio por segundo día consecutivo y no quiso hablar del asunto.
La web moncloa.com publicó ayer que el 21 de julio de 2009 Cospedal se encontraba con Villarejo en el despacho de la secretaria general en la sede nacional del PP. Y en aquel encuentro, según asegura “El País”, Villarejo advirtió a Cospedal de las claves de la instrucción de la trama “Gurtel”.
A su llegada al Congreso, Teodoro García Egea señaló que lo que se conoce “hasta ahora” de las conversaciones de Cospedal y Villarejo no supone “ningún delito ni ningún ilícito” y pidió que se aplique “el mismo rasero” que a Dolores Delgado.
“Espero que el PSOE tampoco hable de Cospedal teniendo a la ministra sentada en el Consejo de Ministros” y en el banco azul del Congreso, añadió en los pasillos del Congreso.
Teodoro García Egea, que confirmó que habló con “la diputada” Cospedal, dijo que no le “interesa” el “contenido” de estas conversaciones “privadas” sino el hecho de que su antecesora no haya mentido, como hizo Delgado.
Antes de García Egea, ya había hablado la portavoz en el Congreso, Dolors Montserrat.
“Tiene todo nuestro apoyo”, dijo Montserrat, persona de confianza de Cospedal y su portavoz en las primarias, quien señaló no estar “nada preocupada” por la posibilidad de que aparezcan nuevas conversaciones.
En la dirección nacional, en cualquier caso, mantienen la cautela ante dicha posibilidad y confían en que será en cualquier caso menos grave que lo que ha trascendido sobre Dolores Delgado.
En los pasillos de la Cámara no había ayer por la tarde muchos representantes del PP con ganas de hablar, aunque algunos como Jaime de Olano o Carlos Floriano sí suscribieron su apoyo a la ex secretaria general.
Y Fernando Martínez-Maíllo, que estuvo en la anterior dirección del PP con Cospedal, como responsable de Organización y coordinador, se limitó a señalar a los periodistas que no habla de lo que no conoce porque él en 2009 era presidente de la Diputación de Zamora.
Pero en privado sí hubo varios cargos medios y parlamentarios que admiten su preocupación.
María Dolores de Cospedal denunció públicamente en 2009, en una entrevista, que dirigentes de su partido estaban siendo objeto de escuchas telefónicas, y lo hizo pocos días después de la reunión que, mantuvo con Villarejo.
Durante la entrevista, Cospedal aseguraba que se estaban produciendo escuchas telefónicas ilegales a cargos del PP que no tenían “nada que ver con los sumarios” abiertos entonces de causas vinculadas al partido.
Y denunciaba que se estaba viviendo un “estado policial” que llevaba al Gobierno a “utilizar a las instituciones”. l

Comentarios