lunes 01.06.2020

Rajoy promete que no hay ni habrá impunidad para los crímenes de ETA

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, aseguró ayer que ni ha habido ni habrá impunidad para ETA a pesar de su disolución, y recalcó que la banda terrorista desaparece sin haber logrado ninguno de sus objetivos.

Rajoy promete que no hay ni habrá impunidad para los crímenes de ETA

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, aseguró ayer que ni ha habido ni habrá impunidad para ETA a pesar de su disolución, y recalcó que la banda terrorista desaparece sin haber logrado ninguno de sus objetivos. Rajoy hizo una declaración institucional en una jornada en la que ETA oficializó su disolución en Cambo-les-Bains (Francia) con la llamada “Declaración de Arnaga”, y dedicó sus primeras palabras a todas las víctimas del terrorismo, “sin distingos ni categorías”, que merecen un “homenaje” de toda la sociedad española.

“Hoy podemos decir con rotundidad que la democracia española ha vencido a ETA. Esa victoria es patrimonio de todos”, señaló Rajoy en esta declaración en la que insistió en que “no hubo ni habrá impunidad” para los delitos de la banda terrorista.

Señaló en este sentido que “los crímenes de ETA se seguirán investigando, sus delitos se seguirán juzgando y las condenas se seguirán cumpliendo”. Y es que las democracias “responden a los crímenes con la Justicia”, apostilló el presidente del Gobierno.


Según señaló Rajoy, ETA reconoce “por fin” que su historia ha sido un “fracaso” porque no logra ninguno de los objetivos “de toda su larga trayectoria criminal” como tampoco consigue “ningún rédito” ni “nada” por anunciar su disolución.
Subrayó en este sentido que “nada” se le debe a ETA ni nada hay que agradecerle porque ahora asuma que abandona definitivamente la violencia.

Reconocimiento de la derrota
Tras lamentar que la banda terrorista haya tardado demasiado tiempo en “reconocer su derrota”, Rajoy puso en valor que frente a la “sinrazón del terrorismo” España respondió “con la fortaleza moral de una sociedad madura y decidida a defender su vida democrática”.

El jefe del Ejecutivo dedicó sus primeras palabras a todas las víctimas, “sin distingos y sin categorías”, porque “a todos ha igualado en su fanatismo la violencia” y porque “no hay lugar para justificaciones y excusas” y “nada que justifique tanto dolor”. Invitó por eso a toda la sociedad a recordar a todas y cada una de las 853 víctimas de ETA, personas “únicas e irrepetibles” que tenían una vida ante sí que no pudieron disfrutar porque “todo les fue arrebatado”.
Y todos, afirmó, fueron “asesinados injustamente y cruelmente” por lo que, tanto ellos como sus familias, así como quienes “sobrevivieron” al terror, merecen el homenaje de todo el país.

También quiso referirse a la “labor infatigable” de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado y el “tesón” de jueces y fiscales, “todos ellos en la vanguardia de la lucha antiterrorista”, y agradeción el papel de los medios de comunicación y de muchas organizaciones cívicas. “Todos ellos, animados por el coraje de la sociedad española y la dignidad de las víctimas, han sido determinantes en la derrota de ETA”, afirmó.
Rajoy destacó asimismo el papel de la Corona, “siempre comprometida” con la democracia y “siempre cercana” a las víctimas y de la política. También recordó a sus antecesores en la Presidencia del Gobierno para subrayar que todos “se desvivieron en la lucha contra el terrorismo, todos sufrieron la misma indignación y el mismo dolor”.

Comentarios