jueves 21.11.2019

Reportaje | LÓVA, la creación de una ópera prima desde una perspectiva educativa

En 2008, “La Ópera, un Vehículo de Aprendizaje” se formalizó como proyecto educativo conjunto entre SaludArte y el Teatro Real de Madrid, coordinado por Pedro Sarmiento. Una iniciativa que pretende inculcar valores a través de la creación de una obra operística

el ideal gallego-2019-02-07-037-c401bdb4
el ideal gallego-2019-02-07-037-c401bdb4

Trabajo en equipo, respeto y crecimiento. Tres ingredientes que se juntan gracias al proyecto “La Ópera, un Vehículo de Aprendizaje” (LÓVA). Una iniciativa educativa que Bruce Taylor y Joann Forman crearon para la Ópera de Seatle, en los años 70. A España llegó de la mano de Mary Ruth en 2006 a través de “Creating Original Opera”.

Sin embargo, no fue hasta el año 2008 cuando se formalizó LÓVA como proyecto educativo conjunto entre SaludArte y el Teatro Real, coordinado por Pedro Sarmiento.
En el actual curso, varios centros coruñeses están inmersos en su desarrollo, entre ellos, el Calasanz. Los alumnos no dudan, “es una forma de aprender a relacionarse y de trabajar en equipo”. Incluso, de tanto que se han implicado en la iniciativa, aseguran que prefieren las dinámicas al recreo.

El aula cuenta con todo lo necesario para llevar a cabo un proyecto de tal envergadura. Hay un calendario donde apuntan cada paso que van dando y organizan el resto del tiempo hasta junio, donde tendrá lugar el estreno, en el propio colegio. Además, tendrán una representación de la ópera, en uno de los teatros de la ciudad, y aspiran a representarlo en el Teatro Real de Madrid. 

Todo un reto
A los “pequeños operadores”, como así se hacen llamar, les plantearon, el día de la presentación de LÓVA, la pregunta “¿Qué es una ópera?”. Desde el inicio, empezaron a “desarrollar capacidades de trabajo en grupo y de cómo ponerse de acuerdo”, cuenta el tutor de la clase, Jose Míguez. Además de poner en común sus definiciones y respetar el turno de palabra.

Para presentar la actividad, la relaciones públicas del grupo, de 4º de primaria, convocó a la prensa para contar de qué trataba el proyecto; además de aprovechar la ocasión para conocer a Pedro Sarmiento, responsable del proyecto a nivel nacional.

Un proyecto que, como contaron los propios alumnos, supone “un cambio de vida a mejor”. Desde elegir el nombre y diseñar el logo de la compañía hasta el día del estreno, un proceso arduo de varios meses. “La finalidad no es la ópera, sino todo el proceso que hay detrás”, asegura el tutor.

“LÓVA no es una ópera, es compañerismo”, apunta una de las alumnas. Se ve que el mensaje lo tienen claro y lo aplican, por eso ya no tienen tantos conflictos y, si hay alguno, lo resuelven dialogando y en grupo. 
 

“Cuando trabajáis en equipo todos sois iguales, tenéis que participar todos por igual”, analizó Sarmiento. Esta es otra de la infinitas finalidades del proyecto, tener cada uno su rol, desarrollarlo y comprender que nadie es más que nadie, “ahora, todo nos sale bien porque trabajamos en equipo”.

LÓVA en la cárcel
LÓVA no se ha implantado solamente en el ámbito escolar, sino que ha llegado también a la cárcel. “Ha sido una iniciativa totalmente personal y voluntaria de un maestro, Miguel Gil que, al jubilarse, decidió llevarlo a una cárcel, tras haber aplicado el proyecto en las aulas”, desarrolla Sarmiento, poniendo en valor el trabajo de Gil y de los voluntarios que van regularmente. “El trabajo es admirable”, asegura.


Llevan ya ocho años desarrollando LÓVA en el centro penitenciario Madrid III, con reclusos que están en un programa para dejar algún tipo de drogadicción, “y sorprenden los enormes parecidos que hay con el proyecto de niños”. Con LÓVA, “igual que en el aula, no hay fórmulas mágicas; todo se consigue si hay trabajo”.


El proyecto sigue creciendo, ya ha llegado a 15 comunidades autónomas, pero no con la misma intensidad. “Las que más la han acogido son Galicia, Valencia y Madrid”, apunta el coordinador.

Comentarios