martes 02.06.2020

Tachenko | “Antes éramos más rebuscados, pero este trabajo es de mirar hacia dentro”

GRUPO DE MÚSICA  Llegan a “Selección Noroeste”, en el Colón, con disco y un título largo como una barra de pan. Y cotidiano

El concierto comenzará a las 20.30 horas en el teatro Colón
El concierto comenzará a las 20.30 horas en el teatro Colón

Están contentos de venir y ver a los amigos gallegos para hacer algo más que pop en un teatro. En un Noroeste con techo.

¿“El don del vuelo sin el arte hermano del aterrizaje” viene a ser algo así como “Volando voy, volando vengo”?
Una cosa así (risas). Es la frase de un libro “En nadar dos pájaros”, de Flann O’Brien, que tenía apuntada desde hace tiempo. Estábamos con el disco casi grabado y a Sergio le apetecía un nombre largo.

¿De esas cosas que se guardan hasta que llega su momento?
Sí, nosotros vamos cogiendo ideas de aquí y de allá, frases que escuchamos. “Esta vida pide otra” lo dijo precisamente un amigo gallego una noche después de un concierto. Son frases sueltas que cobran sentido.

En una carrera que tiende a lo acústico, a canciones más melancólicas.
No tenemos una intención. Construimos canciones y cuando tenemos una colección de la misma época, decidimos sacar un trabajo. El último se hizo de versiones de temas de siempre más un par de ellos nuevos, pero este es un compendio de canciones más elaboradas, no metemos guitarras porque sí. Son más tranquilas y esto nos permite tocar en teatros, pero no hemos dejado de hacer lo de antes. Es lo que nos pide el cuerpo y haciendo lo que nos apetece, sale todo natural.

¿De qué hablan sus canciones?
Tenemos la sensación de que antes éramos más rebuscados o íbamos a una imagen potente, pero este es de mirar hacia dentro. Nombramos por primera vez a Zaragoza, a cosas de su día a día. En vez de ser muy originales, nos vamos a la cotidianeidad.

¿Qué supone Zaragoza para el grupo?
Todo porque pasamos allí todo el día, por sus antiguas ruinas y murallas. Vivimos y trabajamos alrededor de ellas y tenemos un callejero santoral del que estamos alejados, pero la Iglesia nos rodea, San Blas... algo que nos han metido en la cabeza. De eso extraemos lo que nos interesa y lo llevamos a nuestro terreno para generar figuras literarias como hacía Leonard Cohen. Son imágenes cercanas, más allá de aquellas extrañas con las que queríamos sorprender.

Asegura el crítico Miqui Puig que sus canciones reflejan la vida sencilla.
Porque llevamos una vida sencilla y al ser sinceros, es lógico que nos salga. Él ya sabe lo que nos gusta. 

¿Cómo evolucionó Tachenko a lo largo de los años?
Muchísimo. Al principio, uno tocaba regular, otro cantaba como podía... Ahora sabemos lo que hacemos, tenemos una idea más premeditada, estamos más a gusto en el escenario y contentos con nuestras canciones. Sorteamos las malas épocas y disfrutamos las buenas, lo que nos da un equilibrio. Al no depender de nadie, vamos haciendo y el público lo nota. 

¿Qué tienen preparado esta noche?
Habrá de todo, aunque ahora haya canciones más tranquilas, pero que sean lentas no quiere decir que puedan ser más “heavies” los contenidos. Tocaremos todo el disco nuevo y canciones viejas también. No podemos dejar de hacer nada de lo que hacíamos. 

Algo más que pop.
Es que hay un concepto de pop asociado a la “Superpop” y lo queremos revalorizar, defender la riqueza del término.

Comentarios