domingo 9/8/20

Adif y Renfe confirman la seguridad de la vía del accidente, que no tuvo quejas

Los presidentes de Adif, Gonzalo Ferre, y Renfe, Julio Gómez-Pomar, defendieron ayer que la vía, el tren y el maquinista del ferrocarril siniestrado en Santiago el 24 de julio estaban en perfectas

                          el presidente de renfe, julio gómez-pomar, y el de adif, gonzalo ferre, antes de comparecer efe/emilio naranjo
el presidente de renfe, julio gómez-pomar, y el de adif, gonzalo ferre, antes de comparecer efe/emilio naranjo

Los presidentes de Adif, Gonzalo Ferre, y Renfe, Julio Gómez-Pomar, defendieron ayer que la vía, el tren y el maquinista del ferrocarril siniestrado en Santiago el 24 de julio estaban en perfectas condiciones, a lo que añaden que el trazado del lugar del accidente nunca recibió quejas.

Durante su comparecencia conjunta ante la comisión de Fomento del Congreso, que se prolongó durante casi cinco horas, ambos presidentes recordaron a las víctimas y repasaron los aspectos técnicos de la línea ferroviaria Ourense-Santiago.

El presidente de Adif recordó que el diseño de la curva de A Grandeira (en la que se produjo el descarrilamiento) “fue pacífico”, ya que “se recibieron más de 300 alegaciones y ninguna de ellas hacía mención al trazado del acceso a Santiago”, como también lo fue su explotación, porque desde su entrada en funcionamiento “no hemos recibido ninguna queja ni incidencia”.

En su comparecencia de ayer, Ferre desveló que el tramo Ourense-Santiago estaba planificado con ancho europeo y señalización Ertms, capaz de frenar el tren si excede la velocidad indicada en cada punto, pero que se decidió realizarlo en 2010 por el anterior Gobierno en ancho ibérico y Asfa, que solo detiene el convoy si sobrepasa los 200 kilómetros por hora.

trazado comprobado

Subrayó que “el trazado de entrada a la estación de Santiago cumple con toda la normativa técnica en vigor”, que esta no obliga a instalar balizas de velocidad cuando la limitación es permanente y que la vía “había sido inspeccionada y auscultada el pasado 20 de abril”.

Así, desde la salida de Ourense hasta ocho kilómetros antes de la estación de Santiago la vía dispone de ambos sistemas de seguridad y cada tren puede elegir uno u otro, pero a partir de ese punto solo funciona el Asfa.

El tren siniestrado utilizó el sistema Asfa durante todo el trayecto porque, según el presidente de Renfe, “se advirtieron una serie de problemas”, algo que Adif autorizó porque “no presenta en ningún momento” problemas de seguridad.

El presidente de Renfe también defendió las buenas condiciones en que se encontraban el tren y el propio maquinista, al tiempo que ha asegurado que “no hay constancia de ninguna comunicación” de la compañía con este.

El tren siniestrado había pasado en la mañana del mismo día 24 de julio una revisión con la que se verificó el correcto funcionamiento de varios elementos de la máquina, entre ellos los frenos, y no se advirtió de ninguna “anomalía” ni “avería” desde su salida de Madrid.

maquinista

Por lo que respecta al maquinista, señaló que llevaba 8 horas y 46 minutos de jornada laboral en el momento del accidente, de las que 2 horas y 42 minutos eran de conducción efectiva, y que ambos periodos están dentro del reglamento.

También se refirió al uso del teléfono móvil durante la conducción, después de que la caja negra revelase una conversación entre el maquinista y el interventor poco antes del accidente.

Indicó que el teléfono profesional “tiene restringidas las llamadas hacia el exterior” y que cuenta con “una serie de recomendaciones dirigidas a evitar distracciones”, mientras que el posible terminal personal debe ir desconectado según el reglamento de Renfe.

Durante la comisión, todos los portavoces de los grupos iniciaron sus intervenciones con un recuerdo para las víctimas.

Comentarios