domingo 12.07.2020

El comité clínico de la Xunta asegura que los nuevos test no permiten un diagnóstico

Caballero pide al Ejecutivo autónomico que abandone la “confrontación” 
con el Gobierno

El presidente de la Xunta afirmó que los 58.000 test enviados por Sanidad “no valen para hacer un diagnóstico fiable” | efe
El presidente de la Xunta afirmó que los 58.000 test enviados por Sanidad “no valen para hacer un diagnóstico fiable” | efe

Los profesionales que forman parte de la comisión de la Xunta para la gestión de la crisis sanitaria del coronavirus concluyen que los nuevos test rápidos enviados por el Ministerio de Sanidad a Galicia “no son, en sentido estricto, un test de diagnóstico”, sino que “apoyan” otras metodologías.

Así lo explica el catedrático y jefe de servicio de Microbiología del Complejo Hospitalario Universitario de Vigo (Chuvi), Benito Regueiro, quien asegura que estas pruebas “sirven solo para valorar si la persona tuvo contacto con el virus y siempre que sea alguien que no tenga una inmunosupresión de base”.

En concreto, el Gobierno central repartió entre el viernes y la jornada de ayer otro millón de test rápidos para la detección del COVID-19 a las autonomías, tal y como anunció el ministro de Sanidad, Salvador Illa, tras el Consejo de Ministros.

Utilidad

Así, el comité clínico de la Xunta afirma que la utilidad de estas pruebas es “tan solo complementaria” de otras como los PCR, que “ya está realizando” el Servizo Galego de Saúde (Sergas).

En palabras de Regueiro, el tipo de test enviados “detecta anticuerpos totales, con lo cual su aplicación clínica es detectar si las personas han tenido en alguna ocasión contacto con el virus”. “No es, en sentido estricto, un test diagnóstico del virus”, insistió.

Quejas de Feijóo

El pasado miércoles, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ya se quejó de que los 58.000 test rápidos que había enviado el Ministerio de Sanidad días atrás “no valen para hacer un diagnóstico fiable” y, en consecuencia, no se podían utilizar como prueba única, por lo que en Galicia serían “complementados” con PCR.

Sin embargo, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, defendió en el Congreso la utilidad de estos test para “ampliar la capacidad diagnóstica” y “cribar” los casos en colectivos de alta prevalencia del COVID-19, como hospitales y residencias, “de una forma rápida y segura”, y subrayó que su fiabilidad es “plena” en los casos que dan positivo.  

Réplica socialista

Por su parte, el secretario xeral del PSdeG, Gonzalo Caballero, instó a la Xunta a “abandonar la línea de confrontación” con el Gobierno de España y a cumplir “con sus competencias” para atender a demandas que tiene “pendientes”.

El líder de filas de los socialistas gallegos señala que el Ejecutivo gallego “sigue teniendo pendientes” demandas de ayuntamientos, hospitales y residencias del aumento de las plantillas y del material protector.

“Hay mucho que hacer y la Xunta no puede ni relajarse ni limitarse a poner deberes al Gobierno de España”, asevera, consciente de que para luchar contra el coronavirus es necesario un “trabajo coordinado” de todas las autoridades.

En este contexto, Caballero requiere a la Xunta que realice “todos los test posibles” a los profesionales de sectores afectados y pone el foco en las residencias, que acumulan ya más de 1.100 casos de coronavirus entre trabajadores y usuarios, según el último balance de la Consellería de Política Social. Asimismo, exige que se facilite “más información” a las familias de los internos.

También reclama el envío de material protector a los ayuntamientos, que “se están haciendo cargo de los servicios de atención a mayores y a los colectivos más vulnerables” con equipos “escasos y limitados”, además de asumir los costes “con fondos propios”.

Comentarios