miércoles 11.12.2019

Feijóo emplaza al pleno del Parlamento del 20 de junio para responder sobre su futuro político

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, sobre el que están los focos al figurar en todas las “quinielas” como posible sucesor de Mariano Rajoy,

El presidente de la Xunta, en el pleno del Parlamento | lavandeira jr. (efe)
El presidente de la Xunta, en el pleno del Parlamento | lavandeira jr. (efe)

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, sobre el que están los focos al figurar en todas las “quinielas” como posible sucesor de Mariano Rajoy, evitó ayer desvelar sus planes, toda vez que, recordó, “en el PP aún no hay ningún congreso convocado”. Eso sí, ante la presión de la oposición para que aclare su futuro político, remitió al próximo pleno ordinario y a la sesión de control que albergará el Parlamento gallego el 20 de junio.

Un día después de que Rajoy anunciase su adiós a la Presidencia del PP, Feijóo eludió dar pistas expresas acerca de si optará o no a liderar su partido en España, pese a la expectación mediática generada y que, en primer término, comparten los distintos cargos del PP en Galicia, conscientes de que un paso adelante de su jefe de filas tendría efectos en la comunidad.

Los distintos portavoces de la oposición le exigieron, en una tensa sesión de control, aclarar su futuro, pero Feijóo, sin descartar ni confirmar nada, se limitó a remitir al horizonte del próximo pleno. “El 20 de junio voy a estar aquí, si me quiere preguntar algo más”, trasladó a Ana Pontón (BNG), en la misma línea de lo que posteriormente transmitió al portavoz parlamentario del PSdeG, Xoaquín Fernández Leiceaga.

Hermetismo
El hermetismo habitual de Feijóo no impidió que, en el marco de un debate sobre la sentencia de la “Gürtel”, los portavoces de la oposición le urgiesen a aclarar su futuro político. La primera fue la nacionalista Ana Pontón, quien reprobó que el presidente haga “escapismo” en el Parlamento y le exigió que confirme “si va a cumplir con Galicia” o “solo la va a usar como sala VIP” a la espera de que “salga un avión para Madrid en algún momento”.

Pontón reconoció a Feijóo “todo el derecho” a optar a dirigir su partido en Madrid si lo desea, si bien añadió que si el relevo de Rajoy “es un Feijóo que lleva en su mochila las fotos con un narco” –en referencia a las fotografías de los años 90 en las que aparece con Marcial Dorado, publicadas en su día por “El País”– “la situación del PP es más desesperada de lo que parece”. También Luís Villares (En Marea) aludió posteriormente a dichas fotografías.

“Pato cojo”
También el socialista Xoaquín Fernández Leiceaga exigió a Feijóo a clarificar “con rapidez” si va a continuar como presidente de la Xunta tras activarse la carrera sucesoria en el PP y lanzó una advertencia: “No se puede ser al mismo tiempo militante de Galicia y querer ser el máximo militante del PP”. Así, Leiceaga avisó del riesgo de tener en Galicia a “un pato cojo”, como se denomina en Ciencia Política a los presidentes que no van a renovar a su candidatura, y del efecto que podría tener que se presente al congreso del PP sobre la acción del Gobierno.
Por su parte, Luís Villares (En Marea) centró toda su intervención en repasar lo que ha bautizado como “el oculto currículo en B” de Feijóo, en alusión a diversos casos de “corrupción” que han afectado a su partido en Galicia. También ironizó con que el de Os Peares es “el mirlo blanco” de un PP que tiene “una historia negra”.

“Currículo B”
Villares incidió en que “la pregunta” no es “cuándo Feijóo se irá a Madrid”, sino “cuándo va a dimitir” por su “currículo en B”. Feijóo, tras criticar con dureza al portavoz de En Marea, con quien siempre protagoniza los debates más tensos, ha sugerido que lo que debería pedirle Villares es “que no convoque elecciones”.
“Mi currículo lo asumo, con todos mis errores”, le respondió Feijóo, que le señaló a Villares que él “nunca utilizará una toga para hacer política”. “Y mucho menos para preparar una campaña electoral o mi candidatura a la Presidencia de la Xunta. Es la primera vez que un candidato es elegido a las pocas horas de dejar una toga”, manifestó.

Feijóo se preguntó “cómo” Villares hacía para “compatibilizar su compromiso político” con la “independencia del poder judicial” mientras “dictaba sentencias contra la Xunta”. “Creo que debemos de volver a meditar sobre esa posibilidad automática de entrar en la política y, lo que es más grave, de que un juez pueda volver a dictar sentencias después de asumir un cargo como el que usted asumió”, apuntó para asegurar que Villares “no puede volver a dictar una sentencia en Galicia no en ningún lugar de un Estado de Derecho”.

“Muy necesitada”
Todo ello en un pleno muy bronco y tenso en el que Feijóo retiró del diario de sesiones parlamentario una afirmación que la nacionalista Ana Pontón calificó de ataque a su “dignidad”. En concreto, en su respuesta a Luís Villares, el presidente de la Xunta y líder del PPdeG aseguró que le “parecía que la señora Pontón estaba muy necesitada”.
“Le dije que no hiciera como usted pero evidentemente, usted aún está más, señor Viallares”, aseguró el presidente dirigiéndose al portavoz de En Marea y provocando la reacción de la bancada de la oposición.

Comentarios