domingo 17/1/21

Galicia estará cerrada durante el puente y la hostelería reabre mañana

Las condiciones en el sector hostelero se dividen en cuatro niveles según la situación epidemiológica
Un camarero atiende en Ourense | efe
Un camarero atiende en Ourense | efe

La Xunta procederá al cierre perimetral de Galicia durante el puente de diciembre, para restringir la movilidad con Portugal, al tiempo que inicia mañana el proceso de desescalada con la reapertura parcial de la hostelería y posibilidad de reuniones de no convivientes. El Ejecutivo comunicó ayer su decisión de cerrar Galicia porque considera “prioritario” proteger la movilidad con Portugal, dada la alta incidencia del Covid-19 en este país, y cree que “no procede hacerlo por partes”.

Fue después de que a mediodía el presidente Alberto Núñez Feijóo apuntase solo a “restricciones de movilidad” con el país vecino y no con el resto de comunidades.

En reunión del comité clínico se decidió el alivio las restricciones en ocho ayuntamientos, incluidas las áreas de Santiago de Compostela y Ourense, que a partir de mañana abandonarán el cierre perimetral y podrán reabrir la hostelería diariamente hasta las 23.00 horas, inicio del toque de queda, que se mantendrá sin modificaciones. Otros 56 municipios, entre los que se incluyen las ciudades de A Coruña, Ferrol, Pontevedra y Vigo, seguirán con este cierre, establecido hace tres semanas, aunque podrán abrir los locales con limitaciones, algunos solo hasta las cinco de la tarde.

En el resto de localidades, la situación seguirá igual, con el aforo limitado al 50% en el interior de los comercios y también la misma situación en el transporte. Feijóo explicó que este alivio de las restricciones responde a una “tendencia sostenida” a la baja tanto en el número de contagios de coronavirus como de la presión asistencial en hospitales, tras una reducción durante el mes de noviembre del 25% en casi todos los parámetros.

En todo caso, advirtió de que “la preocupación continúa” debido a la evolución de la pandemia, por lo que la Xunta permanecerá “vigilante” y establecerá una escala de medidas “no homogénea”, con cuatro niveles distintos, en función de si el municipio tiene más o menos de 10.000 habitantes y de su situación epidemiológica. Feijóo anunció además “restricciones de movilidad” con Portugal desde las 00.01 horas de mañana, cuando se inicia la desescalada, y hasta las 00.01 horas del 9 de diciembre. Las restricciones con Portugal ya había sugerido que podrían implicar tener que decretar el cierre perimetral total de Galicia, aunque en su intervención inicial se mostró confiado que no fuese así, ya que el territorio está confinado de facto por los cierres de las limítrofes Asturias y Castilla y León.

Evaluación
En cuanto a la desescalada de medidas restrictivas por la pandemia, habrá una “última evaluación” mañana del nivel en el que entrará cada municipio, en la siguiente reunión que mantendrá el comité clínico. 

El plan de desescalada será publicado en el Diario Oficial de Galicia (DOG) hoy  junto con el decreto para el cierre perimetral de Galicia. Al respecto, Feijóo insistió en pedir “responsabilidad” a todos los gallegos para no proceder a aperturas de municipios “de manera desproporcionada” o tomarlas como un “síntoma de relajación”.

“En el caso de que en algún municipio la curva vuelva a despegar nos veríamos en la obligación de volver a cerrar, aunque estuviéramos en Navidad”, advirtió el presidente de la Xunta. Acerca de las normas para las festividades navideñas. También aseguró que la Xunta es consciente de “los riesgos” de esta desescalada de medidas justo antes del puente festivo de diciembre, pero justificó que Galicia tiene “los mejores datos” de ocupación hospitalaria y de camas UCI de toda España, por lo que considera “prudente” la decisión adoptada. 

Movilidad
La relajación de las medidas para la reapertura de la hostelería, que se aplicará en todo el territorio gallego, supone cambios con respecto a la movilidad para algunos municipios. En algunos casos, la situación ha mejorado de tal manera que los cambios de la hostelería están acompasados a los de la movilidad, es decir, los ciudadanos de estas localidades ya se podrán mover a cualquier punto de Galicia, siempre que ese lugar no esté, por su parte, cerrado. 

Este es el caso de la almendra de Santiago-Ames-Teo y Ourense-Barbadás-Pereiro de Aguiar, de forma que se convierten en la dos primeras ciudades que dejan el nivel máximo de restricción de la movilidad, y también los municipios de Barro, Cerdedo-Cotobade, Ponte Caldelas y Soutomaior.

Comentarios