sábado 11.07.2020

La Policía defiende la actuación contra los okupas y asegura que utilizaban “tácticas de guerrilla urbana”

El atestado policial de los altercados que se produjeron en Santiago el pasado miércoles en una manifestación posterior al desalojo de un local okupado indica que los policías recurrieron a las cargas para proteger “su integridad” y la de los viandantes tras ser “golpeados” y recibir “el impacto de botellas y petardos”.

Un momento de la manifestación de apoyo del miércoles | lavandeira jr. (efe)
Un momento de la manifestación de apoyo del miércoles | lavandeira jr. (efe)

El atestado policial de los altercados que se produjeron en Santiago el pasado miércoles en una manifestación posterior al desalojo de un local okupado indica que los policías recurrieron a las cargas para proteger “su integridad” y la de los viandantes tras ser “golpeados” y recibir “el impacto de botellas y petardos”.

El documento, al que tuvo acceso Europa Press, señala que en la concentración había unas 500 personas y que, sobre las 20.10 horas, un grupo “de 50 o 60” con las caras “embozadas con capuchas y pasamontañas, así como portando tablones de madera” se pusieron “a la cabeza” de esta “jaleando e incitando a los demás” para que les siguieran.

A continuación, relata como la concentración se convirtió en manifestación y como agentes se colocaron a la cabeza por orden del jefe del dispositivo. Añade que, cuando la manifestación recorría la rúa do Preguntoiro, el grupo de “encapuchados” bajó “los palos” que portaban poniéndolos “a la manera de lanzas” y “cargaron directamente” contra los funcionarios situados delante.

En ese momento, agrega que “fueron arrojados contra la fuerza actuante botellas y petardos, llegando a impactar algunos objetos” contra los funcionarios

Fue entonces, sigue el atestado, cuando se procedió a “iniciar una intervención orgánica con defensa para proteger la vida e integridad física de los funcionarios actuantes, dado que eran golpeados y clavados con los palos”.

Relata, a renglón seguido, que un hombre “embozado con pasamontañas y capucha” agredió “con una estaca de madera” a un policía, llegando a “partírsela en la cabeza”. Tras observar lo sucedido, otro agente detuvo al agresor, que “portaba la estaca partida en dos partes, con los que intentó agredir también a este agente”.

Tras “disgregar” la manifestación, el atestado señala que, en grupos más pequeños, organizaron “una guerrilla urbana en las calles aledañas” a la praza de Cervantes: “Se ayudan con el volcado de contenedores y lanzamiento de botellas de cristal contra los actuantes y piedras, así como el incendio de contenedores”.

El SUP pide condecoración

Por su parte, el Sindicato Unificado de Policía (SUP) ha solicitado que los agentes que participaron en el dispositivo sean condecorados por el “excelente trabajo realizado” durante los disturbios registrados en el Casco Histórico de la capital gallega, donde “a pesar” de contar “con un número reducido de efectivos prestaron un excelente servicio a la sociedad”.

Se mantiene el expediente

Mientras, el alcalde de Santiago, Martiño Noriega, indicó que el consistorio actuará acorde al dictamen de los técnicos municipales sobre el expediente abierto a la empresa propietaria del edificio de la Algalia da Arriba.

“Si los técnicos dicen que no hay que hacer nada, no se va a hacer nada. Si los técnicos dicen que hay que reponer determinadas condiciones se va a comunicar a los propietarios”, aseguró. Luego del desalojo y tapiado del edificio, el Ayuntamiento de Santiago acordó abrir un expediente por la actuación al entender que la operación no tiene licencia ni se ajusta al plan especial del Casco Histórico.

Comentarios