jueves 1/10/20

Sanidade justifica las medidas por el aumento de la incidencia entre jóvenes

Descienden los casos activos en Galicia, pese a los 241 nuevos positivos y se suman dos muertes
El conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, y durante una reunión del Consello da Xunta | david cabezón
El conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, y durante una reunión del Consello da Xunta | david cabezón

La Consellería de Sanidade extendió las restricciones para luchar contra la pandemia al municipio coruñés de Laxe y a los pontevedreses de Lalín, A Guarda, O Rosal, Vilaboa y Poio debido al aumento de la incidencia del coronavirus, especialmente en las franjas de edad más jóvenes.

Así lo explican las diferentes órdenes que el viernes por la noche recogía el Diario Oficial de Galicia, con la que estos seis municipios se suman a las medidas ya adoptadas en días pasados en Lugo, Santiago, Ourense, Carballo, A Laracha, Pontevedra, Ponteceso y algunos barrios de A Coruña.

En concreto, las restricciones en Lalín se justifican, según señala el informe elaborado por la Dirección Xeral de Saúde Pública, porque es el municipio “más afectado” de la comarca de Deza “tanto en casos como en tasas”, puesto que cada infectado “puede estar contagiando a otras dos personas y se está incrementando la transmisión”.

Además, considera que este brote es “de alto riesgo” con la franja de edad entre 15 y 29 años como predominante. Esto provoca, recoge, que haya “una alta probabilidad de presentar casos asintomáticos y gran capacidad de transmisión por la frecuencia de interacciones sociales”.

Una situación similar ocurre en los ayuntamientos pontevedreses de O Rosal y A Guarda, que registran una incidencia de la pandemia “muy por encima del resto” de la comarca de Baixo Miño. “Cada caso puede estar contagiando a otras dos personas”. Así, Sanidade adoptó medidas en estos municipios en vista de que el grupo de edad más afectado es el de 10 a 19 años y que la situación supone un “alto riesgo”.

En cuanto a Vilaboa y Poio, la orden de Sanidade vincula el aumento de casos con su “interrelación” con la ciudad de Pontevedra, que permanece con restricciones desde este jueves. De hecho, en la zona se sospecha de “una proporción importante de casos asintomáticos o con síntomas muy leves” debido a que las tasas positivas son más altas en personas de 15 a 34 años.

Asimismo, el ayuntamiento de Laxe, junto al de Ponteceso, donde ya se aplicaron restricciones, duplicó la incidencia del coronavirus desde el 2 de septiembre en la línea de lo ocurrido en la comarca de Bergantiños, donde el porcentaje de positividad más elevado se da entre los 20 y 24 años.

Sin embargo, Saúde Pública apunta a que la situación en otros ayuntamientos de la zona, como Carballo y A Laracha, “va mejorando, por lo que puede decirse que las medidas impuestas están funcionando”, motivo que ha llevado a extenderlas a Laxe.

Descienden los casos activos
Por otro lado, Galicia detectó 241 nuevos positivos por Covid-19 en las últimas 24 horas, cifra que se mantiene en el nivel de este viernes, con un leve descenso, y que se acompaña de una reducción de 25 personas en el total de casos activos, hasta las 4.336.
Según los datos de Sanidade, el número de personas curadas pasó de 14.670 a 14.933, lo que supone un incremento de 263. Además, indican que el número de PCR realizadas hasta el momento en Galicia desde los inicios de la pandemia es de 389.608, unas 4.873 en las últimas 24 horas.

Por otro lado, el fallecimiento de dos personas diagnosticadas por Covid-19 en hospitales gallegos elevan el cómputo de víctimas en la comunidad a 681 desde el inicio de la pandemia.

Las autoridades sanitarias han informado de la muerte de dos varones, de 75 y 87 años de edad, que estaban ingresados en el Hospital de Verín y que presentaban patologías previas.

Estos dos casos se unen a los otros tres fallecidos confirmados ayer, un hombre de unos 77 años que estaba ingresado en el Complexo Hospitalario Universitario da Coruña, una mujer de 87 años ingresada en el Hospital Universitario Lucus Augusti (HULA), usuaria de la residencia de O Incio, y otro varón de 92 años que murió en esta misma residencia.

Asimismo, un total de 235 personas permanecen ingresadas en centros hospitalarios de Galicia, seis más que este viernes, de las que 28 se encuentran en UCI.

Comentarios