sábado 11.07.2020

Sanidade reclama la movilidad para los municipios limítrofes de diferente provincia

Esta posibilidad ya existe en el caso del País Vasco, donde los vecinos pueden trasladarse entre ayuntamientos
Dos vecinos del pueblo de Os Peares, se sientan en el puente del río Bubal, que divide las provincias de Lugo y Ourense | efe
Dos vecinos del pueblo de Os Peares, se sientan en el puente del río Bubal, que divide las provincias de Lugo y Ourense | efe

Tras conocerse que Galicia pasará a la fase 2 a partir del lunes, pero que los gallegos seguirán sin poder circular entre las provincias, la Consellería de Sanidade volvió a solicitar al Gobierno algunas concesiones que permitan “flexibilizar la movilidad” en el territorio, aunque no se conceda la circulación total.

En concreto, el Gobierno gallego ha reclamado que se permita la movilidad entre ayuntamientos limítrofes de provincias diferentes --un total de 73--, que se autorice pernoctar en segundas viviendas de otra provincia diferente a la de residencia habitual y que sea posible visitar a familiares de hasta segundo grado que vivan en otras demarcaciones provinciales. Esta posibilidad ya existe en el País Vasco, donde, según recoge el Boletín Oficial del Estado, los ciudadanos pueden moverse a municipios limítrofes.  

Así lo concretó ayer el conselleiro de Sanidade, Jesús Vázquez Almuiña, en una entrevista en la Radio Galega, recogida por Europa Press, en la que también manifestó que esta petición ha sido trasladada al Gobierno.

“Galicia, con 300 ayuntamientos que en los últimos 3 días no reportaron ningún caso, indica una situación muy estable con muy escasa presencia de virus, por lo que la movilidad entre distintas áreas no tendría riesgo”, señaló  el conselleiro, al tiempo que ha reconocido que “para el Gobierno es más cómodo desde el punto de vista del control” mantener a “la mayor parte de la población en una misma situación”.

Por este motivo, “si no puede ser la movilidad total en la comunidad autónoma, que sería más comprensible para la población, pedimos movilidad entre ayuntamientos limítrofes, ver a padres y abuelos y poder acudir a una segunda residencia para pernoctar al menos una noche”.

Sentido de la responsabilidad

A pesar de que el Gobierno gallego realice estas reclamaciones amparándose en la escasa circulación del virus por todo el territorio, es consciente de que la ciudadanía debe “seguir comportándose con este sentido de responsabilidad, aplicar el “sentidiño galego” y evitar las aglomeraciones de gente, mantener la distancia física de dos metros”, así como “la higiene de manos e higiene respiratoria”.

Ahora que se permitirá el baño en las playas, el máximo responsable de Sanidade advirtió que no será posible “volver a la situación del año pasado, cuando las playas suponían la concentración de muchísima gente”.

“Habrá que hacerlo por horas, con un aforo determinado”, ha precisado. Por lo tanto, ha pedido a los alcaldes y alcaldesas que tomen “medidas para establecer normas de seguridad para los espacios comunes, porque el virus sigue ahí”.

“En muy pocos días podemos pasar de una situación basal a un pico. Tenemos que evitarlos” a través de una actitud ciudadana basada en la “concienciación clara sobre lo que se puede y no se puede hacer”, añadió el conselleiro de Sanidade.

De esta manera, Almuíña quiso enviar un mensaje a la población gallega en general para “escapar de playas abarrotadas” y buscar aquellos arenales en los que sea posible “disfrutar con espacio suficiente”.

Por último, Almuíña apuntó  que “habrá que tener un control de aforo claro” y pasar “menos horas de las que pasábamos antes en la playa”.

“Vamos a tener que repartirnos entre todos y si queremos disfrutar de la playa tenemos que hacerlo en condiciones de calidad y no de cantidad”, señaló.

Comentarios