Los atrincherados en Azovstal resisten con la planta bloqueada por los rusos

Los soldados ucranianos del regimiento de Azov que permanecen sitiados en la acería de Azovstal, en la sureña ciudad ucraniana de Mariúpol, resisten los ataques del ejército ruso, que ha bloqueado en las últimas horas las salidas de los pasajes subterráneos de la gigantesca planta.


Según informó el asesor del alcalde de Mariúpol, Petro Andriushchenko, en su cuenta de Telegram, pese a que las tropas rusas han bloqueando esas salidas en la planta, "los defensores ucranianos están lanzando contraataques".


En la acería de la ciudad portuaria del mar de Azov permanece atrincherado un grupo de soldados del citado regimiento, perteneciente a un ala ultranacionalista pero incorporado al ejército ucraniano desde que comenzó la invasión del país.


La instalación siderúrgica es el último reducto de la resistencia ucraniana en la zona, después de que los rusos se hayan hecho con el control de la ciudad y su alrededores tras más de dos meses de asedio en el que la urbe costera ha quedado prácticamente destruída.


“Ayer (miércoles) el enemigo no detuvo sus intentos de asalto terrestre. El objetivo clave (de los rusos) es bloquear las salidas de los pasajes subterráneos, que un traidor le ha mostrado al enemigo. Sin embargo, los defensores de Mariúpol están efectuando contraataques, arriesgándolo todo. No hay palabras para describir el heroísmo de los defensores de Mariúpol”, escribió Andriushchenko.


El Ejército ruso usó el jueves artillería pesada, tanques y bombardeos desde el aíre para atacar la acería en la que, según las autoridades ucranianas, ya no quedan mujeres, niños o ancianos, que fueron evacuados el pasado 7 de mayo.


En opinión del asesor municipal, "los drones enemigos son uno de los mayores problemas" a los que se enfrentan actualmente los defensores de la acería. "Si hubiera habido una forma de cegarlos o derribarlos, las cosas habrían sido mucho más fáciles para los defensores de Mariupol", aseguró.


El asesor municipal, a pesar de que la ciudad está en manos de los rusos y que éstos cuentan con sus propias autoridades, continúa periódicamente publicando información sobre la dramática situación en Mariúpol que no puede ser contrastada por una fuente independiente.


Ucrania ha pedido a la ONU y a la Cruz Roja que se impliquen en la evacuación de los soldados, muchos de ellos heridos, que permanecen en las instalaciones de Mariúpol.


También el gobierno ucraniano ha ofrecido a Moscú liberar a los prisioneros de guerra rusos a cambio de la evacuación de estos militares ucranianos, tras asumir que resulta imposible acceder al lugar y los soldados no tienen intención de rendirse.


Mariúpol vive una grave catástrofe humanitaria desde que fue sitiada por las tropas rusas desde el comienzo de la invasión ordenada por Moscú, que se inició el pasado 24 de febrero.

Los atrincherados en Azovstal resisten con la planta bloqueada por los rusos

Te puede interesar