martes 29/9/20

China autoriza las pruebas de la primera vacuna contra el Covid-19 por espray nasal

La candidata ofrecería el doble de inmunidad contra el virus y la gripe y podría acabar los ensayos en un año
Una científica trabaja en la vacuna contra el coronavirus en un laboratorio | efe
Una científica trabaja en la vacuna contra el coronavirus en un laboratorio | efe

China autorizó el inicio de pruebas clínicas en humanos de una posible vacuna contra el coronavirus SARS-CoV-2 que sería la única de todas las candidatas a nivel mundial en administrarse mediante espray nasal en lugar de inyección, según informó ayer el portal de noticias Sina. 

Tras recibir la luz verde por parte de la Administración Nacional de Productos Médicos, esta posible vacuna comenzará la primera fase de las pruebas clínicas en noviembre con un centenar de voluntarios en la ciudad costera de Dongtai, en la provincia oriental de Jiangsu.
El proyecto fue desarrollado de forma conjunta por las universidades de Xiamen (sudeste) y Hong Kong y la compañía biotecnológica pequinesa Wantai.

Los expertos citados por la prensa estatal aseguran que finalizar las tres fases de las pruebas llevaría al menos un año aunque, de ser efectiva, la vacuna podría ofrecer una “doble inmunidad” contra el coronavirus causante del Covid-19 y la gripe.

La razón es que se emplearon fragmentos de espícula (proteína que forma la “corona” que da nombre al agente infeccioso) del SARS-CoV-2 en virus atenuados de la gripe estacional común. 

Los desarrolladores del proyecto esperan que, administrando la vacuna por espray nasal, se reproduzca la vía habitual de contagio de los virus respiratorios e induzca así una respuesta inmune, aunque todavía se desconoce si la protección generada duraría más o menos que si se inyectase.

Por ahora solo se esperan efectos secundarios leves como rinorrea (congestión nasal), aunque es posible que provocase asma o dificultad para respirar.

De tener éxito, este método facilitaría las campañas de vacunación y también sería más sencillo de producir, apunta el rotativo oficial Global Times.

Hasta el momento, las autoridades chinas dieron luz verde a las pruebas clínicas de una decena de posibles vacunas contra el SARS-CoV-2, de las que cuatro se encuentran ya en la tercera fase. 

Candidata rusa
Por otro lado, Rusia suministrará a partir de noviembre al estado brasileño de Bahía hasta 50 millones de dosis de su vacuna contra el covid-19, Sputnik V, informó ayer el Fondo de Inversiones Directas de Rusia (FIDR), el fondo soberano del Estado ruso. 

Moscú formaliza el anuncio después de que el FIDR y la Secretaría de Salud del estado de Bahía cerraran un acuerdo de cooperación, según un comunicado del fondo publicado ayer.

“Se espera que las entregas comiencen en noviembre de 2020, sujetas a la aprobación de los reguladores brasileños y teniendo en cuenta los resultados de los ensayos”, explica el FIDR. 

El acuerdo también permitirá la distribución de la vacuna en todo el país, añade la institución.

Además del estado de Bahía, el Gobierno regional del estado de Paraná, fronterizo con Argentina y Paraguay, aguarda el permiso de las autoridades sanitarias para comenzar a experimentar en humanos la misma vacuna.  

La gobernación del estado firmó recientemente un acuerdo de transferencia de tecnología con el Instituto Gamaleya, el responsable de la vacuna rusa, registrada el pasado 11 de agosto, para que sea experimentada y posteriormente producida en Brasil. 

El FIDR recordó que la revista médica “The Lancet” indicó a principios de mes que las fases I y II de los ensayos clínicos de Sputnik V no mostraron efectos adversos importantes y sí una respuesta inmune estable en el 100 % de los participantes.

Comentarios