viernes 22/1/21

Londres y Bruselas entran en la última semana de negociación tras el Bréxit

La cuestión de los derechos de pesca en aguas británicas se ha convertido en uno de los últimos escollos a salvar

El jefe negociador de la UE, Michel Barnier, regresa a Westminster para continuar con las negociaciones | vickie flores
El jefe negociador de la UE, Michel Barnier, regresa a Westminster para continuar con las negociaciones | vickie flores

Londres y Bruselas se adentrarán en “la última semana o casi” de negociaciones “sustanciales” para concretar su relación comercial pos Brexit, según indicó  el titular británico de Asuntos Exteriores, Dominic Raab. El jefe del Foreign Office compareció en un programa de la cadena Sky News donde sugirió que ambas partes podrían alcanzar pronto una conclusión al proceso negociador.

Los negociadores jefe de ambos lados del Canal de la Mancha -el británico David Frost y el francés Michel Barnier- están reunidos físicamente desde este sábado en Londres, donde tratan de limar los puntos divergentes del proceso a fin de definir un acuerdo antes de que expire, a finales de año, el periodo de transición.

“Si miras realmente cuáles son los problemas pendientes, está, por supuesto, el (llamado) “Level playing field”, o normas de competencia, pero da la sensación de que se están realizando progresos hacia un mayor respeto a la posición británica”, comentó el ministro. Con relación a la pesca, Raab señaló que “existe una cuestión de principio: Al dejar la UE, vamos a ser independientes... (somos) un estado costero y tenemos que controlar nuestras aguas”.

Raab admitió que el Reino Unido es consciente del impacto que sus demandas en este sentido tendrían en otros países pero expuso que la respuesta a la cuestión era si “¿puede la UE aceptar ese punto de principio que va con el hecho de que nos marchamos del club político?”.

“Podemos hablar de la transición y de cosas así y reconocemos el impacto que tiene en otros países de Europa. Pero ese principio viene con la soberanía, con el hecho de dejar no solo la UE, sino también el periodo de transición”, explicó. El político británico pareció rechazar también la última oferta de Bruselas de que podría aceptar un recorte de entre el 15 y el 18 % en su participación en los derechos de pesca en aguas británicas: “¿Eso suena bien? El 18% del control de la pesca en nuestras propias aguas. Eso no puede ser correcto”, reflexionó.

El 0,1% del PIB

Raab se mostró positivo sobre la posibilidad de llegar a un acuerdo si todos se muestran flexibles y pragmáticos. La industria pesquera representa apenas alrededor del 0,1 % del PIB del país, pero su peso político es mayor, pues la percepción de que los pescadores británicos se han visto perjudicados por los arreglos comunitarios fue uno de los argumentos esgrimieron por los partidarios del Brexit antes del referendo

Bruselas quiere evitar abrir un nuevo reparto de cuotas que llevaría a choques entre países comunitarios, mientras que Londres exige negociar cada año el acceso mutuo a las aguas, la cantidad total de pesca permitida y las cuotas que se asignan a cada Estado.

Por eso la UE propone que los dos lados continúen garantizando el acceso recíproco permanente a sus aguas y mantener intactas las actuales cuotas. Se negociaría anualmente, en cambio, la cantidad de capturas totales permitidas durante la siguiente temporada. 

Comentarios