lunes 09.12.2019

May plantea la opción de una prórroga que no se extienda más allá de junio

La primera ministra británica se comprometió a descartar una salida de la Unión Europea sin acuerdo

May plantea la opción de una prórroga que no se extienda más allá de junio

La primera ministra Theresa May planteó ayer una serie de opciones a los diputados para salvar el actual estancamiento en las negociaciones para la salida de la Unión Europea, entre ellas una prórroga “corta” y “limitada” del Brexit que no debería extenderse más allá de “finales de junio”.

De este modo, si se rechaza su acuerdo el día 12 se compromete a permitir una votación para retrasar la salida del bloque y descartar un “no acuerdo”.

Abucheos
Este cambio de May implica que el Reino Unido “solo se irá sin un acuerdo el 29 de marzo si hay un consentimiento explícito en la Cámara para ese resultado”, dijo ante los comunes en una comparecencia repleta de abucheos.


La “pemier” británica dijo que si su propuesta no consigue el respaldo el día 12, los diputados podrán votar al día siguiente dos opciones: la posibilidad de un Brexit sin trato y la extensión del proceso de negociación del Artículo 50 más allá del 29 de marzo.


May destacó los “progresos” en sus conversaciones con los líderes europeos de cara a negociar “acuerdos alternativos” que permitan solventar “en paralelo” las actuales suspicacias de la Cámara de los Comunes sobre el Tratado de Retirada,

principalmente en relación a la salvaguarda planteada para la frontera irlandesa.
Sin embargo, y tras reconocer que haya legisladores “preocupados de verdad porque el tiempo se está agotando”, esbozó el calendario que seguirá su Gobierno antes de la fecha del Brexit, –dos años después de la activación del Artículo 50 del Tratado de Lisboa–.


Si los diputados rechazan esta hipótesis, y a pesar de que May insistió en que “no quiere que se extienda el artículo 50”, el Gobierno cederá a una prórroga “corta y limitada” que, en su opinión, no debería superar finales de junio, entre otras razones porque lo contrario supondría que Reino Unido debería participar en las elecciones europeas de mayo.

Revuelta en el gabinete
May advirtió de que “una extensión no descarta una salida del acuerdo” y que, por tanto, el “salto al vacío” podría solo retrasarse unos “pocos meses”.


May cedió después de enfrentarse a la amenaza de una revuelta entre sus ministros, según advirtieron varios medios de comunicación británicos como la “BBC” o “The Guardian”.


Lo cierto es que no hay nada resuelto aún, aunque sí el hecho de que Reino Unido pueda seguir en la UE unos meses más mientras se resuelven los flecos que quedan pendientes.


Tres miembros de su gabinete habían asegurado que renunciarían si la “premier” británica no aceptaba negociaciones. La inquietud dentro del Ejecutivo aumentó después de que el líder de la oposición Jeremy Corbyn haya rectificado el lunes  y esté dispuesto a apoyar la celebración de un segundo referéndum.

Los ministros Richard Harrington, Claire Perry y Margot James sostienen que May debe prometer ahora que descartará la posibilidad de que el Reino Unido salga de la UE sin un trato. Piden que, en ese caso, se opte por retrasar el divorcio, según la “BBC”.


Si ella se compromete, “sería recibido con alivio por la gran mayoría de los parlamentarios, las empresas y sus empleados” porque entienden que el Reino Unido corre el riesgo de ser “arrastrado por el precipicio” en caso de no haber acuerdo.

Comentarios