lunes 30/11/20

Restricción de movimientos y toque de queda, la receta contra el coronavirus en Europa

Italia echa el cierre a las 18.00 horas para salvar la Navidad, mientras Francia estudia aumentar las limitaciones
Dos camareros recogen las sillas y las mesas de la terraza de un bar de Roma, Italia | MASSIMO PERCOSSI (efe)
Dos camareros recogen las sillas y las mesas de la terraza de un bar de Roma, Italia | MASSIMO PERCOSSI (efe)

Grandes ciudades europeas y las regiones más afectadas por el coronavirus endurecen la restricción de movimientos, en especial por la noche, para hacer frente a la expansión del Covid-19, mientras los sistemas sanitarios se resienten cada vez más.

Lo que la prensa en todas partes denomina sin ambages “toque de queda” nocturno se extiende por diferentes puntos de Europa.
En Italia desde ayer y hasta el 24 de noviembre, los bares y restaurantes echarán el cierre a las 18.00 horas, así como los teatros, cines, gimnasios y piscinas, en un intento del Gobierno de frenar la curva de contagios para evitar un nuevo confinamiento y salvar el periodo navideño.

Aunque se evitó el toque de queda nacional, que ya existe en regiones como Lacio, cuya capital es Roma, Campania, Sicilia, Calabria y Lombardia, se da la potestad a las regiones de cerrar aquellas áreas donde pueda haber aglomeraciones a partir de las 21.00 horas.
Los restaurantes, bares, “pubs”, heladerías y pastelerías podrán permanecer abiertos solo de 5.00 a 18.00 horas, pero se les permite abrir domingos y festivos. Por el momento, los restaurantes y bares podrán abrir con estos horarios los domingos y festivos. Se permite solo cuatro personas por mesa si no son del mismo núcleo familiar y la entrega a domicilio hasta 24 horas. 

También se prevé el cierre de gimnasios, piscinas y balnearios, así como centros culturales, sociales y recreativos y salas de bingo y casinos y parques de atracciones, mientras que quedan abiertos los parques y jardines de juegos para niños.

Meses difíciles en Alemania
La canciller alemana, Angela Merkel, advirtió ante el número creciente de nuevos contagios diarios con el coronavirus en Alemania -8.685 en las últimas 24 horas- que los próximos meses van a ser duros. “Nos esperan meses muy, muy difíciles”, advirtió Merkel el domingo por la tarde en una conferencia interna con los jefes del grupo parlamentario conservador de los estados federados, según publicó ayer el diario “Bild”.

“Así no puede continuar”, dijo, y advirtió que cuenta con que los contagios sigan aumentando con fuerza y que al menos hasta febrero habrá que renunciar a eventos de mayores dimensiones también en espacios exteriores. Culpó en gran parte a los viajeros del aumento de contagios al asegurar que “ha pasado por los viajes de vacaciones”.

Según datos oficiales actualizados la pasada medianoche, el total de positivos desde que se dio a conocer el primer contagio en el país a finales de enero se sitúa en 437.866, con 10.056 víctimas mortales, 24 más en un día.

La República Checa registró 7.301 contagios de Covid-19 en las últimas 24 horas, lo que supone un nuevo récord durante un domingo y la capacidad hospitalaria “está llegando al límite”, informó ayer el Ministerio de Sanidad. 

Son más de 5.300 los hospitalizados, 800 de los cuales se encuentran en estado grave, algo que llevó al ministro de Sanidad saliente, Roman Prymula, a asegurar este fin de semana que la capacidad hospitalaria del país “está llegando al límite”. 

Según las estimaciones de su Ministerio, la República Checa afrontará el momento más crítico de la pandemia en la segunda mitad de noviembre.

100.000 contagios en Francia
El número de contagios reales en Francia ronda los 100.000 diarios, prácticamente el doble de los 52.010 que se notificaron este domingo, y que marcaron el cuarto récord consecutivo, según el Consejo Científico que aconseja al Gobierno. Su presidente, Jean-François Delfraissy, dijo: “estamos en una situación muy difícil, incluso crítica” y añadió que esta ola invade a toda Europa”, incluyendo “los buenos alumnos” 

Preguntado sobre la necesidad de recurrir a un confinamiento señaló que hay dos posibles opciones en la actual situación: la primera sería “un toque de queda mucho más masivo” que el que se está aplicando a dos tercios de la población francesa que viven en 54 del centenar de departamentos entre las 21.00 y las 6.00 horas. 

La segunda opción sería un confinamiento general pero “menos duro” que el que se aplicó en la primera ola que permitiera seguir trabajando y mantener la actividad escolar

Por último Bélgica registró una media de 12.491 nuevos casos de coronavirus diarios en la semana entre el 16 y el 22 de octubre, un 44% más que la semana precedente.

Bruselas y Valonia, que aplican un toque de queda de 22.00 a 6.00 horas, anunciaron ayer  su plan de que la educación secundaria sea a distancia los miércoles jueves y viernes.

Comentarios