Rusia advierte de que las provocaciones pueden desembocar en conflicto militar

El presidente de Rusia, Vladimir Putin | YURI KOCHETKOV

EL Gobierno ruso advirtió ayer de que las provocaciones de la OTAN, a la que acusó de incrementar considerablemente su presencia cerca de las fronteras rusas en 2021, pueden desembocar en un conflicto militar.


“Recientemente, la Alianza Atlántica ha pasado a la práctica de las provocaciones directas, lo que conlleva un alto riesgo de escalada en un conflicto militar”, indicó ayer Alexandr Fomin, el viceministro de Defensa ruso, durante una reunión con agregados militares y representantes de Embajadas extranjeras.


Puso como ejemplo que el destructor británico Defender era escoltado por un avión de reconocimiento estadounidense RC-135 cuando se adentró en aguas territoriales rusas en junio pasado a la altura de Crimea.


Fomin denunció que los vuelos de la aviación de inteligencia aliada se incrementaron este año en un 60 por ciento, de 436 a 710, mientras las apariciones de aviones estratégicos de Estados Unidos en el mar Negro también aumentaron de 78 a 92.


“La distancia mínima de la frontera rusa en el flanco occidental de Crimea fue de 15 kilómetros”, precisó.


En total, según el viceministro, la OTAN celebró una quincena de maniobras en el mar Negro, siete más que en 2020, mientras tuvieron lugar treinta incursiones de buques aliados, frente a los 23 del pasado año.


Denunció también que el bloque euroatlántico organizó una treintena de maniobras con Rusia como enemigo y que en Europa Oriental hay desplegados casi 13.000 militares de países ajenos a la región que disponen de unos 200 tanques y 400 blindados, además de aviones y helicópteros.


“El desarrollo militar del bloque se ha redirigido completamente hacia la preparación de un conflicto armado a gran escala y de gran intensidad con Rusia”, lamentó Fomin.


Además, acusó a la OTAN de optar por métodos híbridos para la “contención militar” de Rusia y consideró que la ampliación aliada hacia el este en 1999 y 2004 dañó la arquitectura de seguridad europea. También cree que uno de los motivos del “fiasco” de la OTAN en Afganistán fue precisamente la negativa a coordinar sus acciones con Rusia en materia de lucha antiterrorista.


Todo esto, según Fomin, obliga a Rusia a plantear de manera firme a los aliados la necesidad de garantías de seguridad vinculantes que impidan la expansión del bloque hacia el este y el despliegue de armamento ofensivo cerca de la frontera rusa.


Precisamente ayer, el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, también afirmó que Occidente podría provocar un conflicto armado en Ucrania para después acusar de ello a Rusia e imponer nuevas sanciones que afecten su economía.


“No descarto que se trate del simple deseo de atizar ánimos militaristas, de montar una pequeña guerra, luego culparnos e implementar nuevas sanciones para reducir nuestras capacidades competitivas”, afirmó Lavrov en una entrevista en un canal oficialista ruso en YouTube. 

Rusia advierte de que las provocaciones pueden desembocar en conflicto militar

Te puede interesar