lunes 18.11.2019

Turquía desafía las críticas internacionales e intensifica su incursión en el norte de Siria

Once civiles fallecen mientras que centenares de yihadistas se fugan de un campo de detención
Una familia viaja en un coche mientras un vehículo militar turco traslada un tanque al norte de Siria | SEDAT SUNA (efe)
Una familia viaja en un coche mientras un vehículo militar turco traslada un tanque al norte de Siria | SEDAT SUNA (efe)

En medio de crecientes criticas y advertencias internacionales de Alemania y de EEUU, entre otros, Turquía intensificó ayer su ofensiva militar contra las milicias kurdas en el noreste de Siria.

Los avances trajeron ayer una segunda “victoria” para el ejército del presidente Recep Tayyip Erdogan: la conquista del centro de la ciudad fronteriza de Tal Abiad, o al menos así lo aseguraba la prensa oficial turca.

Tras la toma de Ras al Ain, la ciudad siria situada unos 100 kilómetros más al este, que se anunció oficialmente el sábado, la entrada en Tal Abiad –si se consolida– es un importante paso en la ofensiva.

La agencia oficial turca Anadolu informó sobre la conquista del casco urbano, pero apuntó que seguía habiendo un grupo de milicianos de las Unidades de Protección Popular (YPG) oponiendo resistencia en algunos edificios, y los estallidos de artillería pudieron oírse aún después de la supuesta victoria.

También en Ras al Ain se escucharon ayer frecuentes impactos de mortero, tanto en la periferia oriental de la urbe como en el centro, lo que parece demostrar que una contraofensiva del YPG pone en duda el dominio de las tropas turcas.

La ofensiva turca causó ayer más bajas civiles. Once de ellos murieron en un ataque contra un convoy en el que viajaban periodistas, mientras que las autoridades kurdosirias denunciaron la fuga de centenares de miembros del grupo yihadista Daesh de un campo de detención.

Después de que las fuerzas kurdas advirtieran el sábado de que no iban a priorizar la seguridad de los centros de detención de los radicales en medio del asalto turco contra ellas, la autoproclamada Administración autónoma del Norte y el Este de Siria afirmó ayer que 785 extranjeros vinculados al Daesh habían huido del campo de Ain Issa.

Explicó  que un grupo de “mercenarios de Turquía”, en aparente referencia a los rebeldes sirios que apoyan a Ankara, atacaron ese centro con apoyo aéreo de la aviación turca y los miembros del Daesh se amotinaron y abrieron las puertas para escaparse.

Asimismo, las autoridades kurdosirias informaron de que tuvieron que reducir los efectivos que vigilan a los 12.000 yihadistas y alrededor de 70.000 familiares de combatientes del Daesh que afirman tener detenidos, para poder luchar contra los turcos. 

Además, las autoridades kurdosirias anunciaron ayer que el Ejército sirio se desplegará en la frontera con Turquía para “impedir la agresión” de este país.

Por su parte, EEUU elevó ayer la presión diplomática contra Turquía por su incursión en la frontera siria, de la que denunció posibles crímenes de guerra contra los kurdos, y su presidente, Donald Trump, advirtió de que impondrá “poderosas sanciones” como respuesta, mientras ordenó la retirada total de las tropas norteamericanas del norte de Siria.

En concreto, Trump dictaminó la retirada de los aproximadamente 1.000 soldados estadounidenses que quedaban en el norte del país árabe.

Comentarios