Alertan de un conductor ebrio que estuvo a punto de atropellar a algunas personas en Corrubedo

La Policía Local de Ribeira trató de localizar al conductor, pero no lo logró | Chechu Río
|

Un conductor alertó en torno a las once de la mañana de ayer sobre la presencia de un vehículo que circulaba a una velocidad anormalmente reducida y de manera errática, dando bandazos, por la carretera DP-7304 (de Xarás a Olveira), cerca del cruce de la dunas, y que proseguía por el vial AC-303 en dirección hacia Corrubedo. El alertante indicó que ese coche se trataba de un modelo concreto de la marca Ssangyong, de color gris, y sospechaba que la persona que iba a los mandos del mismo podría estar bajo la influencia de bebidas alcohólicas. Posteriormente se informó de que ese automóvil estuvo a punto de atropellar a algunas personas en Corrubedo. En ese momento, una patrulla de la Policía Local de Ribeira se desplazó hacia el lugar para tratar de localizarlo, patrullando por esa parroquia e incluso vigilando de una forma especial por su zona portuaria

Pese a ello, los agentes municipales no vieron circulando a ningún vehículo que respondiera a las características descritas por el alertante. Lo que si localizaron aparcado en la Rúa Delicias fue un coche de la marca y modelo, así como color, pero no contaban con una matrícula ni otros datos que permitieran verificar que pudiera tratarse del mismo coche. Además, como no vieron a nadie conducirlo, y tampoco se contaba con testigos que pudieran corroborar que el conductor iba ebrio, no se pudo hacer nada. Más tarde, una vecina de Artes le comunicó a la Policía Local que había visto salir de un bar a un hombre y que iba balanceándose de un lado para otro como si estuviera borracho y que vio como se subió a un vehículo y tomó dirección hacia Corrubedo. Sin embargo, esa testigo tampoco quiso dar más testimonio para que los agentes pudieran dirigir su investigación hacia una persona concreta.

Esta alerta se produjo justamente en la jornada en la que la Guardia Civil de Tráfico inició una campaña especial de control del consumo de alcohol y drogas en las carreteras de Galicia. Desde la Delegación del Gobierno se advirtió que la mitad de los conductores fallecidos en accidentes de tráfico en España en año pasado habían consumido esas sustancias, así como cuatro de cada diez personas atropelladas. Además, detalló que en la misma campaña realizada por estas mismas fechas en 2020 se denunció a 160 conductores por ir bajo efectos de bebidas alcohólicas y 135 por consumo de drogas, y que en los once primeros meses de este año, la Guardia Civil de Tráfico detectó 8.300 positivos en alcohol y 6.307 en drogas en más de 26.000 controles en viales gallegos. 

Alertan de un conductor ebrio que estuvo a punto de atropellar a algunas personas en Corrubedo