La falta de patrullas de la comisaría deja sola a la Policía Local en noches cruciales de Navidad en Ribeira

La Policía Local tuvo que intervenir en solitario en varias incidencias en Navidad | Chechu

Días después de la reiterada demanda del Sindicato Unificado de Policía (SUP) para que se amplíe el catálogo de puestos de trabajo en la comisaría de Ribeira, para contar con 80 profesionales en plantilla, se produjo una situación que respalda esa necesidad. La falta de personal suficiente en la Policía Nacional para cubrir todos los turnos, debido a que hay personal de baja y otros de vacaciones, provocó que en las madrugadas -del viernes al sábado de -Nochebuena- y del sábado al domingo -Navidad- la comisaría no contase con patrullas de seguridad ciudadana, por lo que todo el peso de la vigilancia y la intervención en las incidencias que se registraron recayó sobre la Policía Local, que asumió labores que habitualmente corresponden a otros cuerpos policiales, pese a que la cifra de efectivos municipales está también bajo mínimos históricos.


Pasadas las diez de la noche del día 24, en la base de la Policía Local ribeirense se recibió una llamada de la Sala 091 de la Policía Nacional para informar de que esa noche no había patrulla de la comisaría. Estaba previsto que la pareja formada por un agente municipal y un auxiliar del turno nocturno fuera reforzada con otra similar a partir de la medianoche, pero esta última decidió adelantar su incorporación ante ese aviso. Media hora después, desde la Sala 091 comisionó a los policías locales debido a una alerta por un posible delito de violencia de género en un piso de la Avenida da Constitución, para que acudieran a esa intervención ya que, tal y como ya le habían advertido, ellos no tenían efectivos disponibles.


Una joven había denunciado que su pareja la había agredido en su domicilio, y pudo escapar y refugiarse en la vivienda de un vecino. Cuando los agentes y auxiliares municipales llegaron al lugar, comprobaron que ambos tenían heridas -más importantes en el caso de la mujer-, y le indicaron al varón que se marchase del domicilio de ella, y que al día siguiente acudieran a la comisaría con los partes de lesiones para interponer denuncias. Como él se negó a marcharse, los efectivos policiales procedieron a su detención y luego fue trasladado a los calabozos de la comisaría para que lo pasase en la mañana del domingo a disposición judicial.


Además, en la noche y madrugada del sábado al domingo se repitió la situación de falta de patrullas de seguridad ciudadana de la comisaría, un turno de diez horas en el que la Policía Local contó únicamente con un agente y dos auxiliares, pese a que desde altas esferas se anunció que iba a reforzarse la presencia policial. Los efectivos del cuerpo municipal tuvieron que acudir en solitario, además de a disolver fiestas privadas de las que se avisó por el ruido que generaban, a una discusión entre toxicómanos en la Rúa de Galicia, a la altura del número 116, y una pelea en un local hostelero de la zona de la movida nocturna del barrio de Bandourrío. Posteriormente, acudieron a salidas de vía en la Avenida de Ferrol y en la rotonda del barco en Xarás, al final de la Autovía do Barbanza, de cuyas diligencias se encargó la Guardia Civil de Tráfico.

La falta de patrullas de la comisaría deja sola a la Policía Local en noches cruciales de Navidad en Ribeira

Te puede interesar