Portos reconoce que instalar los bancos y bolardos en el puerto de Palmeira no fue la solución idónea

Manuel Ruiz y Susana Lenguas comprobaron in situ el motivo del malestar vecinal
|

Las reacciones al malestar generado entre los vecinos de Palmeira por la instalación de bancos de piedra y bolardos metálicos, que impiden principalmente el aparcamiento en la explanada portuaria, no se han hecho esperar. De hecho, la presidenta de Portos de Galicia, Susana Lenguas, se desplazó ayer a ese lugar, junto con el alcalde ribeirense, Manuel Ruiz, para comprobar sin situ la intervención que, de modo provisional -carácter de la actuación del que ya advirtieron desde el ente autonómico-, se llevó a cabo por parte del organismo dependiente de la Consellería do Mar en ese recinto para evitar que el tráfico rodado obstaculice el normal desarrollo de las actividades portuarias.


Los máximos responsables de ambas instituciones, acompañados del patrón mayor palmeirense, Miguel Franco, y del edil popular de dicha parroquia, Emilio Pérez Outeiral, coincidieron en considerar que la actuación desarrollada “non é a máis idónea”. Por ello, desde Portos de Galicia confirmaron que se van a estudiar soluciones alternativas, y con ese fin el Concello anunció que hará sus aportaciones, después de pulsar la opinión de los vecinos, que tienen en este punto un centro neurálgico de su vida social. Además, mientras no se aplica una nueva solución, el Ejecutivo local aboga por la restitución de la zona afectada ahora por bancos y bolardos a su estado anterior.

Portos reconoce que instalar los bancos y bolardos en el puerto de Palmeira no fue la solución idónea