jueves 22.08.2019

Comuneros de Meis vuelven al juzgado por problemas de inundaciones con el polígono

La justicia acaba de fallar en su contra, pero recurrirán porque aseguran que la nueva EDAR ha agravado la situación

Imagen de archivo de terrenos ubicados en el polígono industrial de Barro-Meis | g. s.
Imagen de archivo de terrenos ubicados en el polígono industrial de Barro-Meis | g. s.

Los comuneros de San Lourenzo de Nogueira (Meis) han vuelto a acudir a la justicia para denunciar el problema de inundaciones, que aseguran, les sigue provocando la existencia del polígono industrial de Barro-Meis y la reciente puesta en marcha de su EDAR. Así las cosas, regresan a la misma lucha vivida hace más de un lustro cuando se iniciaron las obras de este parque y del nudo de Curro. La Xunta realizó una serie de obras para corregir el problema, pero desde la entidad aseguran que se siguen inundando fincas de cultivo e incluso alguna vivienda.  

Hace unos días recibieron una notificación del Juzgado de lo contencioso-administrativo número 2 de Pontevedra rechazando su recurso contra el proyecto de la estación depuradora del polígono porque ha sido su puesta en funcionamiento la que ha reiniciado su pelea judicial. “Foi un pouco a gota que colmou o vaso”, explicó su presidente, Víctor Conde. El vaso lleva casi lleno años, por lo menos desde 2012 cuando empezaron los problemas. Relata que las aguas del polígono se canalizaron para desembocar en un estrecho riachuelo, de a penas un metro de ancho, y resulta insuficiente para atender todo el nuevo caudal. Además, antes las aguas de las lluvias se dispersaban por el monte, pero ahora, al compactar los terrenos en el polígono, “a terra non a absorbe e baixa máis”. 

“Sentido común”
El resultado es que el cauce del regato, que baja por San Lorenzo hasta desembocar en el Ansede, en Mosteiro, es insuficiente y acaba desbordando e inundando fincas de cultivo y alguna vivienda ubicada en la ribera. “É como se queres meter todo o tráfico da M30 de Madrid nunha pista, é de sentido común. E se xa tiñamos problemas coas augas do polígono, agora coa depuradora aumentaron”, añadió el comunero.

Interpusieron el recurso contencioso contra el acuerdo de la Diputación de Pontevedra de construir la EDAR y antes lo habían intentando en Augas de Galicia. Esta lleva funcionando desde hace un año, aproximadamente, y aseguran los comuneros que “en canto caen catro gotas” ya notan sus efectos. Pedían que “se busque unha solución á saída desas augas de maneira segura porque, aínda que está depurada, senon hai cauce suficiente, baixan riadas do polígono”, insistió Conde. Aunque la justicia no les ha dado la razón, asegura su presidente que seguirán “pelexando” y, aunque reconoce que sus abogados no les dan muchas esperanzas, insistirán porque “entendemos que se trata da defensa dos veciños e do pobo”, añadió. 

Relató el presidente que además sufren otro problema, y es que esas aguas acaban depositando arena en una especie de pozas utilizadas antiguamente para regadío y que ahora les ayuda a frenar la velocidad con la que bajan, con lo cual “temos que andar cada dous por tres retirando area”. Esto supone un gasto y un esfuerzo que asumen en solitario. 

Los propietarios del monte de San Lourenzo de Nogueira ya pelearon en su momento por esta misma situación y la Xunta llegó a realizar una serie de obras para mejorar el paso de las aguas procedentes del entorno del nudo de Curro y el parque industrial. Sin embargo, aseguran que el problema persiste y se ha agravado. 

Las canalizaciones de grandes infraestructuras han dado problemas también en otros puntos del la comarca de O Salnés y, de hecho, los comuneros se pregunta sin los técnicos tienen en cuenta al resto de la población cuando las idean. En Vilagarcía de Arousa, por ejemplo, la construcción de la Variante provocaba inundaciones en varios núcleos de población y los residentes se levantaron en pie de guerra. En Meis lo volverán a hacer y llegarán “ata onde faga falta”, advirtió el comunero.

Comentarios