Cambados alerta de un “bulo” sobre pinchazos de sumisión química que generó pánico en un concierto

Imagen de archivo de una ambulancia/ D.A.

Al comienzo del concierto de Beni Jr de la Festa do Albariño de Cambados se registraron varios casos de lipotimias y bajadas de tensión que provocaron un caso de pánico colectivo. Así resume el Ayuntamiento lo sucedido en la madrugada del jueves y atribuye todo a un "bulo" de que varias jóvenes notaron pinchazos antes de desvanecerse, en un momento en que existe una gran alarma social en España por la aparición de presuntos casos de intento de sumisión química para anular la voluntad de mujeres en lugares de ocio nocturno. Hasta publicó un aviso en redes sociales pidiendo que no se diera coba este tipo de rumores, negando de manera tajante testimonios que circulaban por el municipio.


Fefiñáns estaba llena de adolescentes deseosos de ver a este artista y a Morad, que tocaba después, y algunos entraron en pánico cuando les llegaron esas noticias, hasta el punto de que sufrieron cuadros de ansiedad y tuvieron que ser desalojados por delante del palco. Según explicaron fuentes municipales, esta imagen, más las entradas de los servicios sanitarios y de emergencias e incluso de la Policía Local, cuando acudió a buscar al acompañante de un afectado, apoyaron aún más la tesis ya por entonces muy extendida de que estaba pasando eso tan grave.


También había menores preadolescentes acompañados de sus padres y hubo progenitores que ante la sospecha decidieron marcharse y otros que, a la vista de lo que circulaba por las redes o por petición de sus hijos, acudieron a buscarlos. Sin embargo, las mismas fuentes insisten en que se trató de un "bulo" y aseguran que los propios sanitarios certificaron que la media docena de desvanecimientos registrados, aproximadamente, se correspondieron con lipotimias y bajadas de tensión seguramente vinculadas a las elevadas temperaturas soportadas durante al día ­-hubo colas al sol desde horas antes- o por la actividad física realizada durante la actuación. La mayoría de los casos se resolvió con esta primera asistencia, pero dos fueron más graves y precisaron de atención médica más prolongada, abundaron.


Desde la administración local también aseguraron que el acceso del concierto estuvo bien controlado, con la revisión de mochilas y cacheos, y que en las barras del concierto no se vendía alcohol.


Cambados alerta de un “bulo” sobre pinchazos de sumisión química que generó pánico en un concierto

Te puede interesar