sábado 29.02.2020

El Concello estudia incluir los comedores escolares en el plan de compostaje de la hostelería

El servicio entrará en funcionamiento de manera inminente con 20 establecimientos urbanos y del rural 
El concejal de Obras e Servizos, Samuel Lago | gonzalo salgado
El concejal de Obras e Servizos, Samuel Lago | gonzalo salgado

El proyecto piloto de recogida de orgánicos en la hostelería cambadesa entrará en funcionamiento en los próximos días y el Concello estudia ampliarlo a los comedores escolares. Cabe recordar que se trata de un servicio con un doble objetivo: reducir el volumen de basura para su quema en Sogama, y en consecuencia rebajar las emisiones contaminantes, y reutilizar esos residuos que se convertirán en compost en plantas especializadas

El concejal de Obras e Servizos, Samuel Lago, explicó que únicamente están a la espera de recibir las pegatinas identificativas para colocar en los contenedores específicos, de color marrón, que recibirán los participantes y que Urbaser recogerá puerta por puerta, seis días a la semana y entre las 16 y las 18 horas. 

En total, son una veintena de establecimientos del centro urbano y parroquias como Oubiña y Castrelo y, según Lago, el mayor problema que puede presentarse es que se no se realice una correcta separación y se echen impropios en el colector porque complicaría el proceso. Los restos se trasladarán a las plantas de Couceiro y Ecogalicia donde se convertirán en abonos. 

“Exemplo” de futuro
El edil socialista también avanzó que está valorando incluir a los colegios con comedor en esta iniciativa “xa non só polo dobre beneficio que supón: reducir o envío a Sogama e polo tanto queimar menos residuos e contaminar menos e a reutilización dos restos, senón tamén porque dase exemplo” a las nuevas generaciones. 

En este sentido, señaló que la introducción de esta medida encarecerá la factura anual que paga el Concello a la concesionaria por la recogida y transporte de basura, pero el objetivo es compensarlo con una rebaja de la factura de Sogama por su tratamiento y que será una realidad cuando se vaya reduciendo la cantidad de orgánico que le envían gracias a este proyecto piloto y también al compostaje doméstico. Actualmente paga 70 euros por cada tonelada que va a su planta. 

Acciones como esta se esperan incluir en el nuevo contrato, compartido con Vilanova y licitado a través de la Mancomunidade, sobre cuya paralización esperan tomar una decisión en breve.

Comentarios