martes 10.12.2019

El Concello limpia el muelle viejo y vincula la demora a un “despiste” por la carga de trabajo

El edil de Servizos recordó que la fiesta generó 85 toneladas de basura y asegura que están “satisfeitos” con el dispositivo 
El Concello procedió ayer a la limpieza del muelle viejo | cedida
El Concello procedió ayer a la limpieza del muelle viejo | cedida

El Concello procedió ayer a la limpieza de los restos dejados en el muelle viejo por la tirada de fuegos de la Festa do Albariño y que suscitaron quejas vecinales porque habían pasado cinco días desde su celebración. El concejal de Obras e Servizos, Samuel Lago, atribuyó esta situación a un “despiste” teniendo en cuenta gran volumen de trabajo resultante de la fiesta que, recordó, dejó 85 toneladas de basura, lo que supone el doble de un mes normal en el municipio. 

En la zona habían quedado sacos de arena y restos de cartuchos, así como trozos de cristales y otros desechos, ya no vinculados al espectáculo pirotécnico. Los vecinos y marineros que se quejaron destacaron el hecho de que, al no recogerlos y tras el temporal de estos días, la basura estaba acabando en el mar.

“Non a propósito”
Lago reconoció que pudo haber algún “despiste” en cuanto a la limpieza tras el Albariño, pero que, en todo caso, “actuamos en canto se nos comunica. Non queda nada sen limpar a propósito”. Y, de hecho, las quejas llegaron a este diario el viernes y ayer por la mañana ya se estaba actuando en el muelle en forma de “t”

En este sentido, el responsable de Obras e Servizos defendió el dispositivo especial de limpieza aplicado en los cinco días de celebración y aseguró que el bipartito está “en xeral moi satisfeito co traballo feito polos operarios municipais e as empresas externas”. Como ejemplo puso que “as principais prazas quedaban limpas, barridas e baldeadas ás sete da mañá e había que velas antes”. Reconoció que pudieron quedar “pequenas excepcións”, que, en todo caso, le parecen “comprensibles” teniendo en cuenta el “exceso de traballo” registrado durante la fiesta que, según las estimaciones oficiales, atrajo a más de 250.000 personas a la villa. De hecho, el edil socialista detalló que solo en cuatro jornadas se retiraron unas 85 toneladas de basura, lo que supone “o dobre dun mes normal”, o visto de otro modo, la capital del albariño generó en este tiempo toda la basura de dos meses normales.

Comentarios