sábado 14.12.2019

El cura de Vilalonga pide permiso en Patrimonio para reparar el muro de la iglesia, pero descarta pagar el coste del arreglo

Hace ya casi un año que la estructura cedió en la parte trasera del atrio de el templo y se valló la zona
Estado del muro trasero de la iglesia de Vilalonga | d.a.
Estado del muro trasero de la iglesia de Vilalonga | d.a.

La solicitud de permiso para arreglar el muro de la iglesia de Vilalonga se envió a Patrimonio el pasado mes de mayo, pero en el caso de que la obra de reparación sea autorizada, por el momento, no hay quien sufrague el gasto. El cura de Vilalonga, Aurelio Ares, asegura que “no tengo dinero para pagar la obra” y considera que el que debe hacerse cargo de los trabajos debe de ser “el propietario de la carretera que es la que provocó los desprendimientos en el muro de la iglesia”. Ares explica que él mismo se encargó de tramitar el permiso para la obra el pasado mes de mayo, pero no entiende “como puede tardar tanto”. El párroco señala que “antes de las elecciones municipales el actual alcalde se comprometió con nosotros al arreglo, pero aquí seguimos igual. Yo me cuido mucho de no pasar por ahí”.

Por su parte, fuentes municipales aseguran que el Concello no es quien debe pagar el arreglo porque se trata de una propiedad de la iglesia. Una postura que ya mantuvo el alcalde, Telmo Martín, el pasado mes de abril durante un Pleno ordinario donde la concejala nacionalista, Sandra Fernández Agraso, preguntó por el asunto.

Fue a finales del año pasado cuando la estructura cedió y varias piedras del cierre perimetral posterior del recinto se vinieron abajo arrastrando tierra y dejando en precario el resto del muro. Hasta el lugar en su momento se desplazó la Policía Local de Sanxenxo que valló el espacio tanto por la parte superior como por la inferior para evitar el acceso a la zona del derrumbe.

En la actualidad se retiraron las piedras que se apoyan en una de las paredes exteriores de la iglesia y se abrió el acceso, pero el estado de peligrosidad del acceso es evidente, ya que falta de parte del muro que sostenía la estructura. Pese a que el cura Aurelio Ares asegura que ya son pocas las personas que pasan por la zona, sigue siendo uno de los accesos más directos al cementerio que se encuentra detrás de la iglesia de San Pedro de Vilalonga.

El presidente de la Asociación de Vecinos de Vilalonga, Amancio Parada, alertó ya en su momento de las graves consecuencias que puede tener mantener el muro en ese estado así como de la peligrosidad de la estructura. También descartó que sean los vecinos quien se hagan cargo del arreglo del muro.

Cuando se reciba la contestación de Patrimonio sobre el permiso para acometer el arreglo será el momento de decidir y gestionar quien se encargará del arreglo.

Comentarios