sábado 8/8/20

Estiman la apertura de la Pousada de Ribadumia en el “primer semestre” del año tras superar su “ilegalidade”

Carmela Silva espera que después de las obras de reparación de las deficiencias del edificio pueda ponerse en marcha
La presidenta de la Diputación, el alcalde y varios concejales visitaron ayer la zona | gonzalo salgado
La presidenta de la Diputación, el alcalde y varios concejales visitaron ayer la zona | gonzalo salgado

La Pousada de Ribadumia podría abrir sus puertas en el primer semestre de este año. La de Meaño, incluso antes. Ese fue el anuncio que ayer realizó la presidenta de la Diputación, Carmela Silva, en una visita a la localidad ribadumiense para comprobar la finalización de las obras de urbanización de dos calles en el entorno del edificio hotelero, en Santa Eulalia. Además, dio cuenta de otras actuaciones del ente provincial recientemente finalizadas en el municipio, como la mejora de la seguridad vial en las inmediaciones del colegio, pabellón, guardería y campo de fútbol de Barrantes. 

Silva hizo repaso de la situación y evolución de la controvertida Pousada. Por un lado, termina ahora la puesta a punto de las cercanas calles 1 y 4, con asfaltados, aceras y servicios tales como agua, luz, alcantarillado y telefonía. Todo por unos 211.000 euros.

Por otro, la presidenta se refirió también a las actuaciones actualmente en licitación para reparar las deficiencias que presenta el edificio: Humedades, filtraciones, toldos rotos, suelos deteriorados, óxidos, puertas que no funcionan, grietas y similares necesidades, tal y como avanzó este Diario la semana pasada. El presupuesto de licitación es de 146.365,56 euros y el plazo de ejecución, una vez comiencen los trabajos, será de dos meses. 

Silva confirmó que la Pousada está ya equipada, así que cuando estas obras de puesta a punto se adjudiquen, se ejecuten y se entreguen, estará ya todo listo para su esperada apertura. 

“Paciencia”
La presidenta provincial destacó la “paciencia” de Hotusa, la empresa concesionaria que explota las Pousadas abiertas y lo hará también con las dos que restan por poner en marcha. Valoró la situación “heredada” del “PP de Louzán e da anterior alcaldesa”, detallando que este edificio carecía de licencia de primera ocupación y de actividad, ocupaba terrenos de la iglesia y un vial del Ayuntamiento, no contaba con seguro, ni vigilancia o seguridad, ni estaba al día con la luz. Incluso se habían construido más plantas de las contempladas en el proyecto. 

Por todo ello, habló de “ilegalidade clara” y recordó que incluso la OLAF (Oficina Europea de Lucha contra el Fraude) llegó a investigar el proyecto de las Pousadas. Solo en el caso de la de Ribadumia, amplió ayer Carmela Silva, el presupuesto inicial se marcó en 1,5 millones, pero se llevarían invertidos ya más de cinco.

“Realmente flipo”
“Non paramos de traballar para arranxar toda esta vergoña”, valoró sobre el camino a recorrer para la legalización del edificio, para preguntar si “ninguén ten que asumir responsabilidades” por ello. “Eu é a primeira vez que vexo a unha administración construindo unha edificación en terreos que non son da súa titularidade”. “Realmente flipo”, sostuvo. 

En Barrantes
Por lo demás, las obras en Barrantes supusieron una inversión de 187.000 euros, 168.000 aportados por la Diputación, a través del plan DepoRemse, y el resto por el Concello. Se crearon aceras, se mejoraron viales, se habilitó un nuevo estacionamiento, una rotonda y pasos elevados para peatones, señales y redes de pluviales. 

El alcalde, David Castro, agradeció la presencia de Silva y la financiación en estos dos frentes, por unos 400.000 euros. Ambos destacaron la “vontade” y “traballo” para sacar todo adelante.

Comentarios