sábado 28/11/20

Familias del Magariños y A Pastora protestan por un “ensino de calidade e seguro”

Las ANPA cifran en 300 los asistentes a su concentración contra el recorte de por lo menos un aula por centro
Algunos de los asistentes a la concentración | MÓNICA FERREIRÓS
Algunos de los asistentes a la concentración | MÓNICA FERREIRÓS

La comunidad escolar del colegio Antonio Magariños y la Escola Infantil da Pastora se concentraron ayer en Cambados contra el recorte de por lo menos un aula por centro de cara al próximo curso. Fuentes de la organización cifraron en 300 el número de asistentes, que portaron una pancarta para reclamar una educación de “calidade e segura” porque la eliminación de unidades obligará a casi doblar el número de niños en por lo menos dos clases e “coa que está caendo co coronavirus, meter 24 nenos de seis anos nunha aula, non é coherente”, explicaba un representante de la ANPA del Magariños. De hecho, advirtieron a la Consellería de Educación que de no rectificar habrá más protestas.

Cabe recordar que la Xunta desmintió hace unos días su intención de eliminar unidades, sin embargo, las direcciones de ambos centros aseguran que fueron informados hace un par de semanas y, en el caso del colegio, hasta disponen del correo, según afirmaron ayer. De hecho, una vez recibieron esta información la pusieron en conocimiento del claustro de profesores y del consello escolar, que tomaron la decisión de informar a las familias. En concreto, el recorte se realizaría en Primero de Primaria, pasando de dos a una clase con 24 estudiantes (ahora son sobre una docena por cada una) y en A Pastora, de seis unidades se pasaría a cuatro o cinco, en función de cómo quede finalmente la matrícula. A este respectos, desde la escuela reconocen que el número de inscritos para el año que viene ha bajado, pero creen que no lo suficiente para justificar la eliminación de clases porque se perdería calidad y más en plena pandemia, cuando la distancia de seguridad es una de las recomendaciones fundamentales de las autoridades sanitarias. De hecho, las familias también se quejaban ayer de que la Xunta aún no ha informado a los centros de cómo deberá ser el próximo curso para que sus hijos reciban las clases con garantías. Recordaron que aunque el Estado da directrices generales, la Xunta debe dar instrucciones concretas como parte de sus competencias en materia de educación. l

Comentarios