lll

Recibe cada mañana las últimas noticias. REGISTRARME

Recibe las noticias desde Telegram. ÚNETE

La Festa deja buen sabor de boca a miles de albariñenses que ya piensan en la próxima edición

El tradicional desfile de las cofradías gastronómicas precedió al acto de investidura de las Donas y Cabaleiros del Capítulo Serenísimo en el patio de armas del Pazo de Fefiñáns y al Xantar do Albariño en Torrado | Gonzalo Salgado

Pasarán años y se recordará el Albariño post pandemia. Después de dos años había ganas de Festa y se hizo notar en las calles, sobre todo en el Paseo da Calzada, punto neurálgico y de encuentro de la cita vitivinícola, que estuvo a rebosar todos los días y prácticamente a todas horas hasta el punto de que hubo bodegas que agotaron existencias y tuvieron que recurrir a sus stocks para satisfacer la demanda.


En la parte institucional, el Concello retomó el Xantar do Albariño, que no contó como comensal al Gran Mestre, Alberto Núñez Feijóo, aunque sí se dejó ver para saludar a los asistentes. Feijóo llegó tarde a la cita en Fefiñáns y esa demora trastocó los horarios, hasta el punto de que a las cinco de la tarde todavía no se había servido el segundo plato. A los que les gustan los dulces perdonaron el retraso aunque tuviesen que comer la tarta de galleta, que sustituyó a la tradicional de Santiago, que se sirvió de postre casi a la hora de la merienda.


En el Xantar estaban presentes representantes de la práctica totalidad de las cofradías gastronómicas de la comarca, de Galicia y buena parte de Portugal y España. De hecho, la directora de Turismo, Nava Castro, destacó en su intervención tras el Xantar que había cofradías de Granada que, al igual que el resto, estaban interesadas en conocer las rutas del vino, consolidadas ya como producto turístico de demanda creciente.


Por su parte, Carlos López Font ahondó en la polémica de los últimos días y sin citarla pidió un uso correcto de las redes sociales y en contra de los bulos porque “una fiesta tan magnífica puede quedar empañada” e insistió en que nadie puede dejar de asistir a un evento por temor.


La LXX Festa do Albariño finalizó con una tirada de fuegos artificiales y la esperanza de que ya queda menos para la próxima.

La Festa deja buen sabor de boca a miles de albariñenses que ya piensan en la próxima edición

Te puede interesar