domingo 13.10.2019

Gran Hotel plantea la retirada del ERE a cambio de ajustes en las jornadas laborales

Gran Hotel La Toja llegó ayer a la última jornada de negociación con un cambio radical de su postura. Los abogados de la empresa se mostraron dispuestos.

El Gran Hotel de A Toxa busca una salida con los trabajadores a la caída de facturación en algunos meses
El Gran Hotel de A Toxa busca una salida con los trabajadores a la caída de facturación en algunos meses

Gran Hotel La Toja llegó ayer a la última jornada de negociación con un cambio radical de su postura. Los abogados de la empresa se mostraron dispuestos a la retirada del ERE a cambio de ajustes en las jornadas laborales.  Se trata de reducir en los meses de menos trabajo, se plantea 20 horas semanales por cada trabajador, que luego se complementarían con horas extras. 
La empresa no tendría de esta forma que echar mano de personal eventual durante los meses de más trabajo con el consiguiente ahorro. Esta medida fue abordada por el comité de empresa y la dirección durante más de diez horas y al término de la reunión el acuerdo quedaba pendiente de algunos flecos que con toda probabilidad se retomarán en un nuevo encuentro.
La firma hotelera, apuntan fuentes de la reunión, reconoció el perjuicio a la imagen que se realizaría con el cierre del hotel durante tres meses y ha decidido retomar una postura menos perjudicial para el hotel pero que supondría restar 1.800 horas anuales a cada trabajador.
La noticia del ERE y del cierre temporal de las instalaciones para ejecutar unas obras saltó hace una semana aunque para la plantilla no fue una sorpresa. 
La empresa arrendataria del hotel La Toja, el grupo Hotusa trasladó a los trabajadores una propuesta de cierre de las instalaciones hace unas semanas para acometer mejoras ya comprometidas con el Banco Pastor cuando se firmó el contrato de alquiler de las instalaciones. 
Sin embargo, la intranquilidad en la plantilla era palpable. Y es que, pese a que esta oferta podría ser revisable, anteriores propuestas de Hotusa hablaban de una reducción de personal o incluso convertir en fijos-discontinuos los más de 70 empleados de la firma hotelera. En cuanto a los plazos que manejaba la empresa para el cierre, la propuesta de la empresa era cerrar precisamente los meses de pérdidas en la facturación. La plantilla está conformada por 75 empleados la mayoría con más de veinte años de trabajo en las instalaciones siempre defendieron que el cierre de seis meses de las instalaciones entrañarían importantes daños de imagen al hotel. Parece que el cierre ahora está lejos.

Comentarios