martes 19/1/21

A Illa y Meis bajarán de categoría en las elecciones de mayo al no superar los 5.000 habitantes en el padrón

El Concello isleño baraja algunas opciones, pero reconoce que será “complicado” mantener el nivel

La Corporación isleña pasará de trece a once concejales tras las municipales de 2019 | d. a.
La Corporación isleña pasará de trece a once concejales tras las municipales de 2019 | d. a.

En el Concello de A Illa son conscientes de que el próximo año volverán a ser, a efectos electorales, un ayuntamiento de menos de 5.000 habitantes. El alcalde, Carlos Iglesias, reconoce que los tres últimos años han supuesto para la localidad un sostenido padrón de habitantes con datos que no alcanzan los cinco millares de personas censadas. 


Aunque todavía están estudiando algunos posibles recursos de última hora, el primer edil reconoce que “está complicado”. Indica que el padrón que se tomará como referencia para la determinación electoral es el de 1 de enero de 2018, con datos de 2017. En él, A Illa refleja un total de 4.968 censados y contra eso poco hay que hacer ahora. 


El no llegar a los 5.000 habitantes supone, según la Ley de Régimen Electoral General, que A Illa, como el resto de ayuntamientos de entre 2.001 y 5.000 vecinos, deberá asignar once actas de concejal en la Corporación, en lugar de las trece con las que contó este mandato, por primera vez, reservadas para los municipios de entre 5.001 y 10.000 habitantes. 


Este descenso en el número de ediles también podría ser clave en la determinación de mayorías de gobierno, ya que los votos totales han de dividirse entre una cifra diferente de concejales a repartir entre las respectivas fuerzas políticas. 


Sin embargo, en la práctica, la consecuencia más notoria es el descenso presupuestario ligado a la bajada de categoría. A menos población, menos fondos llegarán cada año de la participación municipal en ingresos del Estado. El primer edil confirma que el cálculo de cuánto se podría perder es difícil, pero lo estima entre 80.000 y 100.000 euros anuales. 
En O Salnés


Tampoco Meis es ajeno a esta situación. El Concello repartió en 2015 también trece concejales, pero ahora podría ser diferente. Los datos del padrón a efectos de la convocatoria electoral muestran según la actualización de 2018 un total de 4.788 habitantes, lejos también de los 5.000 del umbral establecido. Ello supondrá pasar a once concejales en la Corporación y una menor cantidad de ingresos estatales al presupuesto. 
Por contra, el resto de los pequeños municipios de la comarca aguantan por encima de la frontera de los cinco millares de vecinos. 


En Meaño, el dato de 2018 muestra 5.318 habitantes, holgadamente por encima del límite para conservar los trece concejales, pero con todas las incógnitas electorales aún por resolver, después de que la actual alcaldesa, Lourdes Ucha, confirmase que ella no se volverá a presentar para una reelección. 


Por su parte, en Ribadumia, aunque con una población menor, también cuentan con un padrón suficiente para mantener la categoría, con 5.081 vecinos censados en la actualización de 2018. 

En cuanto a Vilanova, repartirá nuevamente 17 concejales, gracias a los 10.361 vecinos censados. También O Grove, con 10.746 residentes; y Cambados, con 13.900.

Comentarios