lunes 09.12.2019

A Illa suma un barco de vigilancia y pesaje con la última tecnología

La organización de productores OPP-20, ligada a la Cofradía de A Illa, estrenó ayer una embarcación de vigilancia y pesaje de marisco que permitirá, por un lado, aumentar la lucha contra el furtivismo y, por otro, aumentar las garantías de trazabilidad del marisco extraído de los bancos de a flote, hasta su comercialización en lonja.

La embarcación fue botada ayer en el varadero de O Xufre | mónica ferreirós
La embarcación fue botada ayer en el varadero de O Xufre | mónica ferreirós


La embarcación fue botada en la mañana de este viernes desde el varadero de O Xufre, en un acto que contó con la visita de la conselleira do Mar, Rosa Quintana, botella de champán incluida. La acompañaron el patrón mayor y nuevo presidente de la OPP-20, Juan José Rial, con presencia del alcalde, Carlos Iglesias, y demás autoridades.
Tecnología
La Cofradía contaba ya con otras dos embarcaciones para la vigilancia contra el furtivismo, pero son botes más antiguos y más desprovistos de medios. El presentado ayer incorpora no solo puente, que permitirá a los vigilantes un trabajo más cómodo y abrigado, sino un instrumental avanzado. Destacan unas balanzas de precisión específicas para el pesaje de marisco en el mar, que compensan los gramos de más o de menos que puede provocar el oleaje. También GPS, VHF, radar, un sistema de ahorro de carburante y cajones isotérmico para el transporte de producto en las mejores condiciones de conservación.
Con todo ello se aumentará la vigilancia sobre los bancos más expuestos al furtivismo, problema que los rañeiros sufren todo el año, especialmente en las zonas productivas más alejadas de la línea de costa.
Además, la OPP-20 presentó en Mar un nuevo plan de control de marisco que permitirá aumentar esas garantías sanitarias y la cadena de procedencia del marisco. Los controles de lo extraído se harán gracias a esta embarcación y las restantes de control, centralizándose todo el paso de almeja por la plataforma que Portos ha cedido para tal fin. Tras el pase por las básculas, las nuevas máquinas permitirán no solo reflejar su peso, sino también proceder a la clasificación, etiquetado y cierre con precinto, que se mantendrá inalterable hasta los trabajos de venta en lonja.
El barco supuso una inversión de unos 50.000 euros, financiados a través de una ayuda de la Consellería de Mar al proyecto presentado por la propia OPP-20. l

Comentarios