sábado 11.07.2020

La Junta Electoral Central desestima los recursos por los votos nulos y el PP renuncia al contencioso

La investidura queda fijada para el próximo sábado, con la misma representación, pero con la izquierda todavía sin acuerdo

Representantes de diferentes partidos de Cambados, durante el recuento en la Junta Electoral de Zona | mónica ferreirós
Representantes de diferentes partidos de Cambados, durante el recuento en la Junta Electoral de Zona | mónica ferreirós

La Junta Electoral Central ha puesto punto y final a la disputa por los votos nulos con los que el PP aspiraba a un octavo concejal, a costa del tercero de Somos. El órgano electoral ha desestimado las pretensiones de los de Luis Aragunde y también las del grupo de Tino Cordal, por lo que el número de votos válidos y la representación se queda como estaba.


No cabe más recurso ahora que el contencioso-electoral y el líder conservador anunciaba ayer que su formación no lo va a presentar. No llegarán hasta él porque los populares tenían especialmente clara la validez de dos votos nulos que la Junta ha decidido mantener invariables. “Se o oitavo conceleliro dependera só deses dous votos, recurriríamos. Pero aínda que nos validasen eses, non bastaría”. Y si alcanzar dos votos es complicado, llegar a ocho se antoja imposible, concluye Aragunde.


Así pues, alejado el fantasma del contencioso, la investidura sigue en la misma fecha prevista: El vigésimo día después de las elecciones, el próximo sábado. De haberse presentado el recurso, pasaría al cuadragésimo, en julio. Pero ese es un escenario ya desechado.

Escenario aún incierto
Otra cosa es que lo que vaya a pasar dentro de siete días en la votación a alcalde o alcaldesa esté claro. Porque a día de ayer no lo estaba. La lista más votada sigue siendo la popular y a Aragunde le vale con que PSOE y Somos no se entiendan. El BNG ya ha mostrado su predisposición a investir a Fátima Abal, pero la asamblea de los de Tino Cordal considera como línea roja que antes de dar su apoyo a un partido ajeno, hay que firmar un pacto de gobierno. Fórmula distinta a la que entiende la aún regidora en funciones, que opta por establecer el pacto después de ser investida.


A día de ayer no se había iniciado negociación alguna en la izquierda, pero una vez conocido el definitivo reparto del número de concejales es posible que la cosa se mueva en esta semana decisiva. Al PP no le llegan sus votos ni suma con el de José Ramón Abal Varela, que tampoco será decisivo para decantar un gobierno progresista. Por lo que a los conservadores solo les queda aspirar a pescar en río revuelto y esperar que las diferencias pesen más en la izquierda.


El propio Luis Aragunde vaticinaba ayer que, a pesar de que en principio, un tripartito podría deparar menos sobresaltos que un cuatripartito, considera que la disputa “de egos” y de “cuestións persoais” entre los progresistas darán pie a cuatro años “de máis inestabilidade”. En todo caso, concluyó que “o pobo é soberano”.

Las interpretaciones
El popular dijo ayer “respetar” la resolución de la junta electoral, aunque no la comparte. El hecho de que hubiera papeletas de las municipales cruzadas con las europeas, pero ambas en sentido del voto del PP, lo lleva a pensar en un “erro” de “xente maior” a la hora de elegir el papel correcto “entre un mar de papeletas, nunha cabina sen luz”. Así que entiende que la posibilidad de un gobierno popular tal vez apoyado por Pode se esfumó por “catro, cinco ou seis votos de xente que se ve que tiña a clara intención de votar ao PP”.
De modo distinto lo entiende Tino Cordal. Para él, la decisión de la Junta Electoral es la lógica ante “uns votos que son clara e diáfanamente nulos”. “Hai que saber gañar, pero también hai que saber perder”, reprochó al PP.

La Junta Electoral Central tumbó tanto los recursos del PP como los de Somos, validando, eso sí, los nulos que la Junta de Zona concedió a los populares.


Los argumentos dados para discernir unos de otros atienden a diferentes instrucciones y doctrina que interpretan la Ley Electoral, con matices sutiles. Entre estas consideraciones, destacan las que declaran nulas aquellas papeletas con marcas intencionadas, eso sí, siempre que dichas marcas o cruces tengan entidad suficiente, por lo que la Junta Electoral habrá de estar a la trascendencia de esas marcas en cada caso. En el supuesto de que un solo sobre encierre más de una papeleta (municipales y europeas) o haya votos en urnas equivocadas, se distinguen también casos en que los sufragios son para la misma candidatura o lo sean para otras diferentes.

Comentarios