Lago promete ser alcalde en “corpo e alma” y avanzar en servicios básicos del siglo XXI

El nuevo alcalde con su antecesora, Fátima Abal, que renunció del cargo a año y medio de las elecciones | gonzalo salgado

El socialista Samuel Lago fue investido ayer como el nuevo alcalde de Cambados sin sorpresas. Sus socios de Somos y el BNG cumplieron su palabra y el traspasó quedó sellado con 9 votos de 17 concejales. El pleno generó gran expectación y la limitación del aforo en el salón por la incidencia covid dejó en la calle a una docena de personas que siguieron la sesión a través de las ventanas abiertas; casi todos militantes y entre ellos el diputado autonómico Julio Torrado.

El interior se reservó para prensa, concejales y familiares del séptimo regidor de la democracia, que no podía ocultar una gran y permanente sonrisa bajo la mascarilla. Prometió dedicarse en “corpo e alma” a este “honor”, porque “poucas cousas –ademais do ámbito familiar– se me ocorren que fagan sentir tanto orgullo como é representar ao teu pobo”. Y es que, aunque natural de Muxía, donde fue ya concejal, el socialista tiene vínculos familiares y lleva muchos años viviendo en la capital del albariño donde es, desde hace tres, su concejal de Obras e Servizos. Para cumplirlo ya ha pedido una excedencia de su puesto como ingeniero técnico agrícola y responsable del sindicato Unións Agrarias en O Salnés. A cambio percibirá un salario bruto de 40.000 euros anuales.



Continuidad y nuevos objetivos


El bastón de mando es excesivamente ligero en comparación con la carga del nombramiento. El propio Lago reconocía “en petit comité” la gravedad del reto cuando le hacían gracias a su hijo sobre si algún día quería seguir los pasos de su padre. Un niño que, por cierto, no dudó en decir bien alto: “Me siento orgulloso”. Pero aseguró estar “motivado e honestamente considero que preparado”. Anunció una línea continuista en un gobierno que prometió “progresista, galeguista, feminista, transparente, social e sostible”. En proyectos y políticas heredados de su antecesora, Fátima Abal, la primera en su lista de agradecimientos por “ser unha excelente alcaldesa e unha persoa marabillosa” y también por “boa e xenerosa ao terme dado a oportunidade de formar parte do seu equipo”. Seguir también porque solo le queda año y medio antes de las elecciones –seguramente sea candidato–, pero yendo un paso “máis aló”. Así, “concentrarei esforzos”, dijo, en combatir las carencias de servicios básicos: alcantarillado, abastecimiento y accesos porque “non é lóxico que en pleno século XXI haxa en Cambados vivendas sen un acceso pavimentado”. De hecho, ya lleva tiempo preparando un “proxecto gordo” al que destinará una buena parte del Plan Concellos 2022.

También prometió nuevas formas en el mantenimiento de los colegios, inversiones en equipamientos e instalaciones deportivas, más plazas recuperadas como espacios de convivencia y polo de atracción turística... Lanzó su apoyo a los sectores productivos para la recuperación económica; a no bajar la guardia en la lucha por la igualdad y contra la violencia de género, y en “recuperar a grandiosidade” de la Festa do Albariño en cuanto el covid lo permita.



Cambios en la nueva Plaza


Tampoco “descoidarei” los grandes proyectos: el cuartel, la remodelación de la Praza de Fefiñáns o la nueva plaza de abastos. Los continuos retrasos con el Plan Especial de Ordenación Portuaria impedirán iniciar su construcción en este mandato, como reconoció, pero “deixar encarrilados” los trámites previos a la obra será una de sus prioridades. También avanzó que estudia hacer un cambio en la cofinanciación solicitando fondos Next Generation para liberar la aportación prevista por Estado, Xunta y Concello. Asimismo comunicó que sobre la petición de este programa europeo para renovar la fachada marítima de Fefiñáns “estamos en lista de espera por falta de fondos”



Más financiación externa


Captar aún más financiación externa es otro de sus objetivos y en su agenda más inmediata ya tiene conversaciones con Infraestructuras de la Xunta para mejoras en sus carreteras cambadesas y con Portos, para la desafectación de terrenos, entre otras cuestiones.



Atención presencial al vecino


El lunes, si la tercera dosis de la vacuna se porta sin reacciones graves, como él mismo bromeó, le tocará un día de papeleo para oficializar su cargo. Luego empezará a atender a los vecinos. Su idea es pautar unos días a la semana para citas presenciales –incluso con algún día de tarde– y otros para “saídas de campo”, para acercarse a los problemas y necesidades de la villa. Y es que el flamante alcalde promete “escoitar e gobernar para todos, sen importar a cor política” y con los intereses de Cambados por encima de “particulares e partidistas”.



BNG: Normalizar la relación


De hecho, quiere normalizar las relaciones con el BNG y así se lo dijo ayer a su nuevo portavoz, Liso González, quien tomó posesión de su acta unos minutos antes de que recibiera el bastón de mando del alcalde accidental, y socio, Tino Cordal; el primero en darle un fuerte abrazo de los muchos que siguieron. Quiere un “diálogo constante e fluido, non só cando haxa necesidade de voto para aprobar algo nun pleno, que poidan participar”, explicó.

Ambos partidos estuvieron también en sus agradecimientos por el apoyo prestado. Una nueva etapa, aunque no puede olvidar que gobiernan en minoría y tampoco dejó pasar ayer la negativa de la oposición a apoyar sus salarios cuando dijo que “foi difícil afrontar sen liberacións e a dedicación que nos gustaría ter” estos dos duros años, pero “saímos adiante”. Tampoco que, históricamente, los partidos de izquierdas tienen que sumar para mandar.



“Moita sorte polo ben da vila”


No faltaron las salvas de aplausos para el nuevo alcalde, que tras la sesión salió al exterior a repartir agradecimientos después de recibir cantidad de enhorabuenas de sus hijos, su mujer, su madre, sus suegros y compañeros de la Corporación. “Deséxote moita sorte polo ben de Cambados”, le dijo el popular Luis Aragunde. Como ya avanzó Diario de Arousa, ante lo inevitable, no pugnó por el bastón de mando. El edil de Cambados Pode, José Ramón Abal Varela, sí se presentó, pero obtuvo su único voto. 

Lago promete ser alcalde en “corpo e alma” y avanzar en servicios básicos del siglo XXI

Te puede interesar