lunes 18/1/21

La Ley de Contratos complica a O Grove la compra de producto para el Marisco

La nueva Ley de Contratos del Sector Público que entró en vigor el pasado mes de marzo está complicando la organización de la Festa do Marisco

Comensales durante una edición pasada de la Festa do Marisco | d.a.
Comensales durante una edición pasada de la Festa do Marisco | d.a.

La nueva Ley de Contratos del Sector Público que entró en vigor el pasado mes de marzo está complicando la organización de la Festa do Marisco. El Concello de O Grove invierte cada año casi 200.000 euros en la compra de marisco y productos de diverso tipo que se comercializa en la carpa degustación.

Un contrato de servicios y suministro que el nuevo reglamento impide que se realice directamente con un mismo proveedor ya que el valor es muy superior a los 15.000 euros fijados como tope para una compra directa y obliga a sacarlo a concurso público. La concejala de Turismo, Emma Torres, reconoció ayer que la “situación é complicada porque a día de hoxe non sabemos como podemos facelo e estanse buscando fórmulas que nos garanticen que o producto que se sirva na Festa do Marisco sexa do Grove que foi un dos nosos obxectivos cumpridos nestes tres anos”. La casuística de la organización de la Festa do Marisco, única en Galicia, supone un problema añadido. “Somos o único Concello de Galicia que organiza unha festa deste tipo e que compra directamente o marisco”, explica Emma Torres. El gobierno socialista desde su llegada al Concello apostó firmemente por el producto autóctono y confío a la Cofradía de Pescadores de San Martiño do Grove el suministro de los distintos productos que se degusten en la carpa durante la Festa do Marisco. “É unha garantía de calidade e sabemos que se agota un producto podemos contar con él case de forma inmediata”, remarca la concejala de Turismo.

“Un sinsentido”
En la misma línea se manifiesta el alcalde de O Grove, Jose Cacabelos, que incide en que la nueva Ley de Contratos es “un sinsentido e está feita dende os despachos sen contemplar o día a día dos concellos”. Y es que el reglamento carga de trámites administrativos y burocráticos, según Cacabelos, el “día a día dun Concello que precisa en moitos casos a inmediatez e a solución que só lle poden ofrecer empresa próximas ao municipio e non unha de Cuenca, por exemplo”. Cacabelos explica que afecta a cuestiones tan básicas como la compra de productos de limpieza para edificios públicos y colegios que exceden los 15.000 euros.
“Non entendo como os alcaldes non nos unimos contra este despropósito que trata a todos como se foramos delincuentes e nos perxudica no traballo diario”, incide.

Comentarios