miércoles 28/10/20

La Mancomunidad adjudica el contrato de la basura al no conseguir anularlo

Valoriza se lleva el gato al agua, por unos 700.000 euros al año, aunque el ente comarcal teme nuevos recursos
presidenta del órgano comarcal, Marta Giráldez, y el gerente, Ramón Guinarte | M. FERREIRÓS

“Este contrato é o máis complicado co que nos enfrentamos en 20 anos”. El gerente de la Mancomunidad, Ramón Guinarte, resume así la peculiar trayectoria del intento comarcal para mancomunar la recogida de basuras. Un proyecto en el que solo Vilanova y Cambados siguen adelante y que lleva años atascado en una larga tramitación, con cambio de la ley de contratos por medio, con una fuerte competencia entre las empresas del sector. Tal vez feroz, lo que explicaría los hasta cuatro recursos que lleva el procedimiento. Y lo que falta, teme el gerente.

La junta del órgano comarcal tomó ayer conocimiento de la adjudicación del contrato. Se lo ha llevado la firma Valoriza, por un importe que supondrá unos 700.000 euros al año, con cuatro anualidades de duración y prórroga de otra. El montante de este tipo de contratos explica que las empresas estén a cada quite, apurando la vía administrativa y judicial para pelear hasta la última carta por la adjudicación.

Desestimiento

La Mancomunidade había ganado los tres recursos iniciales. Pero con el cambio de gobierno, el ejecutivo de Marta Giráldez detectó cuestiones que no convencían al nuevo equipo. La socialista explicaba ayer que “había discrepancias tremendas” entre los sistemas de recogida de basura que pretenden Cambados y Vilanova. Son, incluso, “antagónicos”, según entiende. El albariñense apuesta por la carga lateral y una mayor modernización. El valleinclaniano, busca un perfil más conservador, sobre todo en lo referente a la ubicación de contenedores: “Vilanova non quere cambialos de sitio”.

La cosa se complica porque son dos concellos, dos sistemas diferentes, pero una única empresa y contrato. Tan negro lo veían en la Mancomunidad, que decidieron desistir del contrato, a pesar de los años de tramitación pasados.

Lo habían acordado. Lo habían formalizado. Pero la empresa que había obtenido la mejor valoración, Valoriza, recurrió ante el Tribunal Administrativo de Contratación Pública de la Comunidad Autónoma de Galicia (Tacgal). Y ganó. Con lo que eso supone: Obliga a la Mancomunidad a adjudicar un contrato que ya no quería formalizar.

Así pues, el contrato se ha adjudicado. Aunque el gerente cree que, ahora, otras empresas aspirantes pueden recurrir e incluso terminar acudiendo al contencioso. La presidenta, además, teme que las discrepancias entre municipios puedan “xerar problemas”, aunque ambos representantes esperan que el entendimiento sea posible entre los dos municipios y la empresa.

La ETAP

La Mancomunidad abordó ayer también las obras en marcha para modernizar la Estación de Tratamiento de Agua Potable (ETAP). El órgano comarcal tomó conocimiento del crédito que se pide para cubrir la financiación en tanto no se ingresa el dinero de una subvención. Y también la compra de un terreno en el que se levantará un novedoso sistema de filtrado de agua. l

Comentarios