Un Pleno de máxima expectación elige por unanimidad Casa Parga para el ambulatorio

El público siguió la votación repartido por todo el salón, que se quedó pequeño | gonzalo salgado

El Pleno de Meis votó ayer por unanimidad el ofrecimiento a la Xunta del terreno de Casa Parga para la construcción del futuro centro de salud. Fue después de una hora de debate, en una sesión seguida por algo más de un centenar de vecinos que llenaron el salón de Plenos y también las escaleras interiores del Consistorio. No se recuerda una cita corporativa más seguida en los últimos años.

Quizás por ello, el tono escoró durante algunos momentos al del mitin político. Así lo llegaron a reprochar algunos asistentes al exalcalde, el portavoz popular José Luis Pérez, que empleó el turno más largo, de media hora, para acusar a la alcaldesa de una “mala xestión”, de “mentir e ocultar acordos plenarios á Xunta” e incluso —la frase quizás más polémica del debate— de “mobilizar aos paisanos cando se necesitan”. No gustó el comentario ni a la alcaldesa ni a los congregados. Algunos pronto se enzarzaron en un cara a cara dialéctico con el conservador, al que llegaron a pedir “que cales” mientras el concejal insistía en que “se non vos gusta o que escoitades”, “eu non vos mandei vir”.

El Pleno llegó, pues, a desdibujarse por momentos con intervenciones desde el público. Y tuvo un final en sintonía con la deriva de todo este asunto. El BNG llegó a anunciar un claro voto negativo, al no haberse aceptado previamente sus enmiendas, pero terminó votando a favor. El PP, cuando ya se había anunciado el momento de votar, planteó la posibilidad de conversar con el Bloque para conocer cuál iba ser su voto y decidir en consecuencia, lo que trajo otra explosión del público. El PSOE se opuso a cualquier cambio del texto a votar, pero terminó cediendo y admitió una enmienda popular sobre la campana, la que permitió el consenso cuando nadie lo esperaba: Que el acuerdo retirase la palabra “protocolo”. La alcaldesa, la socialista Marta Giráldez, accedió, convencida de que tal modificación no desvirtuaba lo allí votado. Y se obró lo que un minuto antes parecía condenado al fracaso: PP, PSOE y BNG votaron juntos al “sí” a Casa Parga. El público estalló en aplausos. El gobierno local y corporativos, también.








Lo que se ha votado


Tantas vueltas había dado esta materia que fue incluso necesario recapitular al final y dar nuevamente lectura a lo que allí se iba a votar. Porque el nacionalista Xoán Manuel Vázquez llegó plantear abiertamente a la regidora para qué servía aquel Pleno. Le entró la duda cuando la alcaldesa expuso que, tras la carta de la Xunta recibida ayer en el Concello, bastaba una comunicación del gobierno local a Sanidade para reactivar el protocolo para Casa Parga. De modo que, saliese lo que saliese en la votación de anoche, el ejecutivo todavía podría haber planteado al Sergas le decisión de seguir adelante con esa parcela.

Así que, para dejarlo claro, Giráldez recapituló: El Pleno votaba anoche la ratificación de la Corporación al ofrecimiento del terreno de Casa Parga a la Consellería. El ofrecimiento del terreno, no la decisión final sobre dónde se construiría, que la regidora, a la vista de la carta de Sanidade, entendía era competencia de su gobierno local.

Sea como fuere, no habrá que hilar tan fino en el futuro, porque todo parece, al menos por ahora, desbloqueado por fin: El terreno está ofrecido al Sergas, cuenta con su visto bueno técnico, tiene el respaldo unánime de la Corporación, hay preacuerdo con la propiedad, hay un protocolo firmado con Sanidade, la Consellería deja abierta la posibilidad de retomar este acuerdo con la sola voluntad ya del Ayuntamiento y esta será comunicada ahora oficialmente a la Xunta. Todos esperan que no haya más sorpresas. Y pudo haberlas, porque en medio del debate de anoche, Xoán Manuel Vázquez llegó a plantear una tercera vía: Una consulta popular. Que fueran los vecinos, con su voto, los que decidieran dónde preferían el futuro centro de salud, en Casa Parga o en A Rochela. Una vía que entendían “plenamente democrática” y que se ofreció tras rechazar el ejecutivo la enmienda de tres puntos que los nacionalistas ya habían hecho pública el sábado. “O BNG garante que haberá centro de saúde”. “Válenos calquera terreo, non priorizamos ningún”, manifestó el nacionalista, que volvió a defender que su grupo solo trabaja “con papeis”.

“A alcaldesa non o fai todo mal. Isto faino moi ben: Mobilizar á xente e botarlle toda a culpa ao PP e ao BNG”, valoró José Luis Pérez, quien afirmó que nunca se opusieron a la opción de Casa Parga, pero sí a las formas con que la alcaldesa gestionó el asunto, incluido “mentirlle á Xunta e aos veciños”.

Giráldez defendió una vez más los pasos dados y espetó: “Nós, nun ano, ofertamos sete parcelas para o centro de saúde. O anterior alcalde, en vinte anos, cero terreos”.

Las caras tras el acuerdo unánime fueron de felicidad. No era para menos: Meis está, por fin, un poco más cerca del ansiado edificio sanitario. 

Un Pleno de máxima expectación elige por unanimidad Casa Parga para el ambulatorio

Te puede interesar