• Martes, 25 de Septiembre de 2018

El PP denuncia otra oleada de recibos del agua inflados pese a la gestión del tripartito

El PP de Ribadumia compareció ayer para denunciar lo que consideran una nueva oleada de recibos del agua indebidamente emitidos, con grandes incrementos e incluso con cobros a quienes carecen de enganche a la traída y consumen de su propio pozo.

El PP denuncia otra oleada de recibos del agua inflados pese a la gestión del tripartito
Luis Serantes y Salomé Peña, en la comparecencia de ayer | gonzalo salgado
Luis Serantes y Salomé Peña, en la comparecencia de ayer | gonzalo salgado

El PP de Ribadumia compareció ayer para denunciar lo que consideran una nueva oleada de recibos del agua indebidamente emitidos, con grandes incrementos e incluso con cobros a quienes carecen de enganche a la traída y consumen de su propio pozo.
Así lo aseguraron ayer la líder popular local, Salomé Peña, junto al también miembro del equipo popular, Luis Serantes, que alertan de que esta situación se ha detectado en los recibos emitidos sobre los consumos de 2017. La situación se produce después de la polémica con las facturaciones de 2015 y 2016, en las que en el primer año se emitieron a más de 600 hogares de las parroquias de Sisán y Barrantes lecturas a cero, disparándose las del siguiente año. 
Advertido aquel problema, el Concello maniobró y devolvió los recibos. Pero la situación sigue estancada, a juicio de los conservadores. Así lo afirman porque ni los recibos de 2015 ni los de 2016 se han vuelto a emitir de forma correcta, ni se sabe cuándo ocurrirá esto. Y, mientras, han llegado los de 2017, de nuevo mal facturados, critican. Estiman que el número de usuarios afectados puede ser similar. 
Serantes puso varios ejemplos que algunos residentes dieron a conocer al PP: Consumos de 300 euros por un piso “cando o habitual sería 80 ou 90 euros” y de hasta 3.000 euros para una casa, cuando estiman que lo normal para una vivienda con riego en huerta o jardín sería un recibo de unos 200 ó 250 euros. 
Para el PP el tripartito no tiene excusa, ya que después de la polémica de 2015 y 2016 se prescindió del cobro por el ORAL de la Diputación, asumiendo el Concello la gestión, “para o que contrataron una empresa privada”. 
Animan a los vecinos a revisar sus recibos, a los afectados a reclamar ante el Concello y lamentan que quienes tengan los pagos domiciliados ya hayan tenido que asumir un cargo indebido. l