• Miércoles, 26 de Septiembre de 2018

Ribadumia declara la guerra a la pegada de carteles que “ensucian” las marquesinas

El Concello de Ribadumia ha iniciado estos días el adecentamiento de las más de 20 marquesinas de autobuses que hay en el municipio y la renovación de tres que estaban deterioradas. Pero además quiere luchar contra la pegada de carteles

Ribadumia declara la guerra a la pegada de carteles que “ensucian” las marquesinas
Vista de una de las marquesinas del Concello | cedida
Vista de una de las marquesinas del Concello | cedida

El Concello de Ribadumia ha iniciado estos días el adecentamiento de las más de 20 marquesinas de autobuses que hay en el municipio y la renovación de tres que estaban deterioradas. Pero además quiere luchar contra la pegada de carteles que le dan mal aspecto y colocará un aviso de prohibición en cada una de ellas.
Fuentes municipales explicaron que en el último pleno se aprobó una inversión de 7.000 euros para sustituir las estructuras de chapa galvanizada de Forxán (Leiro), Villaverde (Barrantes) y Gándara (Ribadumia) por otras nuevas.
Esta iniciativa forma parte de la campaña de adecentamiento de marquesinas repartidas por el municipio y que superan la veintena. Una limpieza que “vén a mellorar a imaxe destas e da contorna na que se sitúan coa retirada dos numerosos carteis que as ensuciaban, para poñelas a punto para o inicio do novo curso escolar”. Y es que los estudiantes están entre sus principales usuarios. Además, para que el resultado sea duradero, a partir de ahora, cada una lucirá un aviso de prohibido fijar carteles ante “a mala imaxe que iso xera”.
Tablones de anuncios
Asimismo, el Concello también ha realizado el cambio de algunos tablones de anuncios que “estaban deteriorados”. Hay más de medio centenar colocados por el municipio y los nuevos mantienen la misma estética, pero cambia el material que pasa a ser de aluminio que “é máis resistente ao clima e fai máis fácil o seu mantemento”. Además ha colocado unidades en nuevas ubicaciones, atendiendo a peticiones de los propios vecinos.
En cuanto a los que quedan de madera, el gobierno local los irá sustituyendo conforme se vayan estropeando y de manera paulatina. l