lunes 20.01.2020

Sanxenxo asume el derribo del ruinoso y céntrico edificio de Muebles Alonso

El Concello contrata la demolición por 43.700 euros y luego pasará la factura a los propietarios, que desoyeron la orden 
El edificio de Muebles Alonso está ubicado en el cruce de Progreso y Consistorio, en pleno centro urbano | cedida
El edificio de Muebles Alonso está ubicado en el cruce de Progreso y Consistorio, en pleno centro urbano | cedida

El Concello procederá de manera subsidiaria al derribo del edificio ruinoso de Muebles Alonso, ubicado en la intersección de las calles Consistorio y Progreso. El presupuesto de los trabajos, que ya han sido contratados, asciende a 43.700 euros y el coste se pasará a la familia propietaria que no ha procedido a la demolición ordenada en su día.

Así lo explicaron fuentes municipales que recordaron que el inmueble fue declarado en ruina por los servicios municipales de Urbanismo. De hecho, explicaron que “hace meses que se requirió a los propietarios para que procedieran a su demolición” debido al mal estado que, aseguran, presenta.

Sin embargo, aseguran las mismas fuentes, que no atendieron al requerimiento municipal y es por ello que el gobierno local ha decidido actuar y asumir la ejecución subsidiaria de la demolición.

La edil María Deza espera que la obra empiece en breve aunque dependerá de la reforma de Progreso

El proyecto está valorado en 43.709 euros a los que hay que sumar los costes de la redacción del mismo, así como la coordinación  de las obras, así que la factura será más elevada. El coste total se trasladará a los propietarios de este inmueble para que lo asuma, como le permite la ley al no haber atendido estos a la petición.

Se trata de un edificio de dos plantas con una superficie de 303 metros cuadrados y una altura de 7,70 metros, dividida en dos plantas, y la concejala de Infraestructuras, María Deza, anunció que los trabajos ya se han contratado a una empresa. De hecho, espera que la demolición pueda iniciarse en las próximas semanas. Con todo, esto dependerá de las obras de reforma de la calle Progreso, donde se ubica.

El edificio está situado en pleno centro del casco urbano de Sanxenxo y lleva tiempo abandonado, dando una mala imagen que contrastará aún más con el entorno una vez que se termine el proyecto de modernización de Progreso. No es el único caso en este municipio –también hay ejemplos en otros–.

A escasos metros de Muebles Alonso existe un viejo cascarón de ladrillo que lleva 30 años dando quebraderos de cabeza a los vecinos colindantes porque se ha convertido en un foco de insalubridad con ratas incluidas, como denunciaron hace poco. Las obras fueron paralizadas en su día por incumplir la licencia urbanística y, aunque hubo varios intentos por legalizarlas, no prosperaron.

Así las cosas y ante la crispación de los vecinos, el Concello inició antes de verano los trámites de caducidad del expediente de este esqueleto como paso previo al derribo de la estructura. Con todo, se trata de procedimientos que llevan su tiempo, así que no será inmediato aunque, por lo menos, los afectados lograron que se procediera a la limpieza de la finca, tomada por la maleza y basura.

Comentarios