domingo 22.09.2019

La tardía pero virulenta entrada del picudo en A Illa obliga a talar una docena de palmeras públicas

El Concello no ha sido capaz de frenar el ataque con tratamientos y elimina los ejemplares por motivos de seguridad
Imagen de archivo de aplicación de tratamientos en una palmera | g. salgado
Imagen de archivo de aplicación de tratamientos en una palmera | g. salgado

La invasión del picudo rojo entró tarde en A Illa, pero su ataque ha sido tan virulento que el Concello ha decidido talar una docena de palmeras por motivos de seguridad. Los trabajos empezarán hoy con la eliminación de ejemplares en la Avenida de A Ponte y otros espacios públicos.

El concejal Luis Arosa señaló que el Ayuntamiento ha intentado salvar el mayor número posible de árboles con la aplicación de tratamientos y todo tipo de actuaciones, pero sin éxito. Explicó que no habían tenido problema con esta especie invasora hasta el pasado invierno, cuando otros municipios limítrofes ya llevaban tiempo afectados.

Así las cosas, A Illa tardó, pero el ataque de este insecto ha sido muy virulento, según el concejal. Hasta el punto de que se han visto en la obligación de talar una docena de palmeras repartidas por diferentes puntos de la localidad y por motivos de seguridad. Y es que acaban secándose y esto produce la caída de grandes ramas y supone un peligro para peatones y vehículos.

Según Arosa, el plan era haber empezado en verano, pero hubo que posponerlo debido a problemas de operatividad de la empresa que se encargará de estos trabajos. Comenzarán por la Avenida da Ponte y luego se trasladarán al entorno de las casas modernistas y a otros puntos del casco urbano.

El concejal añadió que, si bien se va a eliminar un buen número de árboles, aún quedará una cifra importante de palmeras en la localidad pues van a seguir intentando los tratamientos en aquellas que todavía se podrían salvar.

En otras localidades como Cambados, donde se realizaron tratamientos, también se ha tenido que cortar un ejemplar de la plaza del Concello y también en Vilagarcía, ante el Consistorio, aunque se ha logrado mantener a la mayoría. l

Comentarios