miércoles 18.09.2019

El geriátrico comunicó a Hacienda pagos a exempleadas que nunca se ejecutaron

“Non hai xustiza: Para que gañamos os xuizos se aquí nunca pasa nada?” El sentimiento de indignación era unánime y palpable ayer entre las exempleadas de la residencia geriátrica Valle-Inclán de Vilanova, que comparecieron junto a representantes de la CIG para denunciar la situación límite a la que el largo conflicto laboral las empuja.

Un grupo de extrabajadoras denunciaron ayer en la CIG la situación límite que atraviesan	e. moldes
Un grupo de extrabajadoras denunciaron ayer en la CIG la situación límite que atraviesan e. moldes

“Non hai xustiza: Para que gañamos os xuizos se aquí nunca pasa nada?” El sentimiento de indignación era unánime y palpable ayer entre las exempleadas de la residencia geriátrica Valle-Inclán de Vilanova, que comparecieron junto a representantes de la CIG para denunciar la situación límite a la que el largo conflicto laboral las empuja.
El último capítulo llegó de la mano de la declaración de la renta, cuando muchas de ellas descubrieron que Hacienda les reclama pagos por ingresos que nunca han tenido: Mensualidades (hasta once) que la empresa todavía les adeuda y sus indemnizaciones de despido, que la firma tampoco nunca les abonó. El motivo de la exigencia del ente tributario es debido a que la residencia habría presentado documentación en Hacienda en la que sí se asegura que esos pagos se hicieron, algo que ellas niegan tajantemente. Y eso se acredita en su condición de acreedoras, insisten.
Para el grupo y el sindicato, es una muestra más del comportamiento reiterado de los empresarios, ambos ya inhabilitados por recientes sentencias que probaron la negligente gestión que derivó en el colapso de dos firmas ligadas al centro: Viajes Silgar y Nurtime. “Pero o xerente aínda vai con frecuencia pola residencia”, denuncian unos y otros, que aseguran que Enrique Martínez sigue, de facto, al frente del centro, sin que ocurra nada a pesar del fallo de inhabilitación en su contra.
Esto, unido a la pasividad tras decenas de sentencias de despidos nulos y represión sindical han llevado a la parte social a presentar un nuevo escrito ante la Consellería de Traballo e Benestar de la Xunta, pidiendo que de una vez por todas, tome cartas en el asunto.
Recuerdan que el servicio para prestar atención geriátrica sigue a nombre de Viajes Silgar en la Xunta, pese a que en la residencia ya operaron otras dos empresas vinculadas al mismo supuesto entramado. “A Xunta segue a mirar para outro lado”, lamentan, mientras las deudas crecen y la atención a los mayores cae por falta de “medios humanos e materiais”.
En las próximas fechas también remitirán un escrito similar al juzgado mercantil y administrador concursal, porque temen la llegada de un nuevo parón estival que complicará la solución del conflicto a las extrabajadoras, que acabarán ahora su prestación de paro y que no podrán tampoco optar a otras ayudas. n

Comentarios