• Sábado, 20 de Octubre de 2018

Vilanova inicia la excavación en dos fases del yacimiento de Cálago

El Concello de Vilanova y la Consellería de Cultura inician esta semana la excavación del yacimiento de Cálago. Se trata del esperado proyecto que intentará encontrar las estructuras arqueológicas que el georradar reveló en las inspecciones

Vilanova inicia la excavación en dos fases del yacimiento de Cálago
Las inspecciones del subsuelo a finales de 2017 sugieren la presencia de estructuras cuadrangulares | g. salgado
Las inspecciones del subsuelo a finales de 2017 sugieren la presencia de estructuras cuadrangulares | g. salgado

El Concello de Vilanova y la Consellería de Cultura inician esta semana la excavación del yacimiento de Cálago. Se trata del esperado proyecto que intentará encontrar las estructuras arqueológicas que el georradar reveló en las inspecciones de finales del año pasado y comienzos de este 2018, concentradas especialmente en la terraza del castro.
Por ello, será en esta zona donde se concentren las actuaciones ahora a realizar, en busca tanto de cabañas castreñas como de algún resto del histórico monasterio medieval.
La financiación para estos trabajos corre pareja a cargo de ambas instituciones, aportando cada una un total de 30.000 euros.
En dos fases
Está previsto que los trabajos arranquen este mismo viernes y que se dividan en dos fases. En la primera se llevarán a cabo labores de documentación, siendo esta la actuación cubierta gracias a la aportación de la administración autonómica.
La segunda fase está prevista para comienzos del 2019. Será entonces cuando se realicen las labores de consolidación de los elementos y construcciones que se encuentren ahora.
La empresa encargada de llevar a cabo este proyecto es Estela Arqueología y Patrimonio, firma que ya había realizado los sondeos en la zona el año pasado.
Entonces, aquellas primeras prospecciones sacaron a la luz restos de origen romano como tégulas (tejas), terra sigillata (cerámica característica de la época) y ánforas.
Posteriormente, la labor con el georradar sugirió la presencia de nuevas estructuras bajo el suelo que podrían corresponderse con construcciones de planta cuadrangular, de los siglos I, II y III de nuestra Era, en la fase galaico-romana del asentamiento. l