"Nueva normalidad", "criptomoneda" o "cachopo" entran en el Diccionario de la RAE

El director de la Real Academia, Santiago Muñoz Machado, durante la presentación de las novedades de la versión electrónica 23.5 del Diccionario de la lengua española, este jueves. EFE/Chema Moya

"Nueva normalidad", "bot", "cachopo", "vacunología", "transgénero" o "poliamor" son algunas de las novedades que desde este jueves figuran en la versión digital del Diccionario de la Lengua Española (DLE) que ha presentado la Real Academia Española, nuevas palabras que definen el año que finaliza.


Un total de 3.836 modificaciones incluye este año la última actualización anual del DLE, la quinta consecutiva que realizan la RAE y la Asociación de las Academias de la Lengua Española (Asale), y que han presentado en rueda de prensa el director de la RAE, Santiago Muñoz Machado, y la académica Paz Battaner.


Las novedades consisten tanto en la adición de nuevos términos como en enmiendas y nuevas acepciones de palabras que ya figuraban en el Diccionario.


Muchas de ellas reflejan la digitalización creciente de la sociedad, como "bot", "bitcóin", "criptomoneda", "ciberdelincuencia", "ciberacoso", "webinario", "geolocalizar" o "intro", pero también palabras ya existentes en el diccionario se "reinventan" con nuevas acepciones en ese ámbito.


Es el caso de palabras tan usuales como "compartir", que ahora incluye la acepción de 'poner a disposición de un usuario un archivo o un contenido digital', o los verbos "cortar" y "pegar", a los que ahora se une también la forma coloquial "cortapega".


La pandemia de coronavirus sigue dejando su rastro en el diccionario, como muestra la incorporación de nuevas acepciones para o la influencia de la pandemia como "cubrebocas" o "nasobuco" (formas habituales para aludir en algunos países a lo que en el español de España se llama "mascarilla"), "burbuja social" o "nueva normalidad".


"Hisopo" es definido ahora también como "palillo recubierto de algodón usado para la higiene personal o para tomar muestras biológicas de una parte del cuerpo".


Y "cribado" pasa a tener más acepciones para definir el examen médico para detectar una o más enfermedades.


Algunas de estas palabras proceden de Hispanoamérica, como ocurre con "emergenciólogo" y "urgenciólogo".


Casi 4.000 novedades

Si en 2019 fueron 1.100 las novedades introducidas en el DLE y 2.500 el pasado año, en 2021 se han elevado a cerca de 4.000 las modificaciones, que pasan un proceso hasta ser aceptadas, según ha explicado Muñoz Machado, ya que "no hay que precipitarse".


Y por eso, las propuestas, que pueden llegar de cualquier usuario o académico, "se dejan dormir en la puerta hasta que se estabilizan". Porque "a veces palabras se ponen de moda y desaparecen tan pronto como aparecen en el mercado de la lengua", ha indicado el director.


De ahí que haya términos como "top manta" (una forma compleja que define la venta ambulante ilegal), que acaban de ser incorporados aunque se usen desde hace tiempo.


En cuanto a las novedades en género y sexo, Battaner ha destacado la inclusión de la palabra "obispa", ya que en algunas iglesias existe esta figura que antes solo estaba en el diccionario en género masculino.


Además de "transgénero", desde hoy pueden consultarse en el diccionario términos como "poliamor", "cisgénero" o "pansexualidad", pero también palabras coloquiales que se usan en el día a día de los hispanohablantes: "búho" en referencia al autobús nocturno; "chuche" como acortamiento de "chuchería", y otras como "ojiplático", "empanado", "quedada" o "rayar".


Gastronomía

Las novedades en materia gastronómica son muchas, ha dicho Battaner, entre ellas "cachopo", de la gastronomía asturiana, o "sanjacobo"; además de "paparajote", un dulce murciano, o el "rebujito" andaluz.


También han entrado "crudité", procedente del francés, o "quinoa", voz de origen quechua.


El "tinto" es otra de las entradas a las que se añade ahora la de "de verano" y también figura la adición de "balsámico" a la entrada "vinagre".


En lo que se refiere a americanismos, entran "buseca", "chuteador", "repentismo, "salvada" o "sambar", o la forma compleja de "valer madre" o "valemadrismo" para algo de poca importancia.


Todas estas modificaciones figuran desde hoy en la versión digital del DLE, que cuenta con el apoyo de la Fundación La Caixa, ya que aunque habrá una 24 edición del Diccionario en papel, todavía no hay fecha para su publicación.


"Si por mi fuera diría que hubiera un diccionario en papel siempre, pero actualmente trabajamos en el digital", ha indicado el director de la RAE, que ha explicado que siempre este último será más amplio y con más información.


Y ha recordado cómo la 23 edición del DLE en papel fue una de las publicaciones "que más rápido pasó a la historia".

"Nueva normalidad", "criptomoneda" o "cachopo" entran en el Diccionario de la RAE

Te puede interesar