lll

Recibe cada mañana las últimas noticias. REGISTRARME

Recibe las noticias desde Telegram. ÚNETE

La Universidad de Vigo, primera de España con máquinas de tampones gratis

El edificio de Ciencias Experimentales es el primero de la Universidad de Vigo y de toda España que contará con máquinas de autoservicio expendedoras de productos de higiene femenina a las estudiantes de manera gratuita.


En cuestión de dos semanas, la Universidad de Vigo habrá instalado un total de 25 máquinas en sus tres campus de Vigo, Ourense y Pontevedra,

completando así el proceso iniciado hace un año para visibilizar y normalizar la menstruación y reducir la pobreza menstrual, según informa la revista de la UVigo.


Tras la licitación, las máquinas dispensadoras han sido diseñadas por la empresa viguesa Dismac, y funcionan mediante lectoras de los códigos de barras de la tarjeta universitaria de las alumnas.


Inicialmente, las máquinas expenden cajas que contienen tres tampones o tres compresas, en función de lo que elijan sus usuarias, que pueden utilizar las máquinas un máximo de tres veces al mes, lo cual podrá varias más adelante si fuese necesario.


Con la instalación de estos dispensadores, que fueron presentados este lunes en el propio edificio de Ciencias Experimentales, que comparten las facultades de Biología, Química y Ciencias del Mar, la Universidad de Vigo se convierte en pionera en España.


Según Águeda Gómez, directora de la Unidad de Igualdad de la UVigo, este servicio gratuito ya se ofrece en las universidades escocesas, pero a través de cestas en los servicios, no de máquinas expendedoras como la universidad gallega.


Dice Gómez que esta medida era “necesaria” y que da respuesta a una “reivindicación del alumnado” en una universidad en la que desde hace tiempo existía un activismo menstrual que demandaba “dignificar una necesidad fisiológica” que tienen las mujeres “sin que sea opcional”.


Sirve esta medida para “acabar con la ceguera de género de instituciones como la universitaria que parecía estar diseñada solo para las necesidades específicas de los hombres y ahora, por fin, contempla a la mitad de la humanidad, que somos las mujeres”, ha dicho Gómez.


La empresa Dismac contó con la colaboración de la escuela de Telecomunicaciones para diseñar el sistema de lectura de las tarjetas y las máquinas han supuesto una inversión de 200.000 euros, a los que hay que sumar entre 5.000 y 6.000 euros cada mes para llenarlas de los productos de higiene femenina que expenden a las alumnas. 

La Universidad de Vigo, primera de España con máquinas de tampones gratis

Te puede interesar